0
Shares
Pinterest Google+

Temporada de campo: un documental para recordar nuestros sueños

El cine documental es un recordatorio de múltiples realidades; muestra caminos que no conocemos y, en ocasiones, nos conecta con los anhelos que hemos silenciado. Inspirada en la niñez, el amor por la tauromaquia y la no ficción, la directora ─Isabel Vaca─ presenta una infancia muy particular con su ópera prima titulada Temporada de campo (Becoming).

En entrevista vía telefónica, Isabel nos compartió la emoción por el estreno de su primer documental y el honor de competir representando a México en los festivales Visions du Réel en Suiza y Hot Docs en Canadá.

Todo inicia con un click

Bryan Cortez pasa sus vacaciones de verano domando toros de lidia entre un cielo celeste moteado de blanco y la frescura del prado. Cada minuto que pasa con su familia reitera su decisión: quiere abandonar la escuela para ser vaquero.

Su ilusión más grande es continuar el legado charro alejado de las tareas escolares y de las burlas de los niños que no aceptan los sueños diferentes. Aunque sólo tiene 11 años, su mirada grita experiencia y sus botas dan pasos firmes. Así es la vida en el rancho, así es Temporada de campo.

El filme es una producción de Caribou Visual Studio y se desarrolló a lo largo de cinco años. El proyecto comenzó como un teaser de escenas del campo y se adentró en la problemática de una infancia divergente tras ganar un fondo del Festival de Tribeca (2016). “Hace mucho quise hacer una ficción, pero no estaba funcionando, entonces dije: esto tiene que ser un documental”, relató Isabel con su característica soltura de palabra.

La historia transcurre en el rancho de la familia Vaca donde el linaje Cortez ha trabajado por generaciones en la crianza taurina. Isabel se centró en Bryan, ya que su amor por el oficio familiar le recordaba sus sueños de niña: “De chiquita me encantaba el campo, quería ser vaquera de grande. Veo a Bryan y me acuerdo de esa emoción. Hicimos un click bien padre, creo que por eso me entusiasmaba tanto contar esta historia”.

Poco a poco

El género documental puede crearse a partir de lo impredecible, sin embargo, ningún aspecto es sorteado al azar. Isabel desarrolló un guión a modo de plan de rodaje basado en la rutina diaria del joven vaquero para adentrarse en su mundo. “Bryan es un personaje que se construye por toda la gente que lo rodea, me parecía importante ver la relación con su mamá, con sus abuelos, con su primo, eso nos ayuda a conocerlo a fondo”, confesó la directora.

La hermandad nacida entre Vaca y Cortez fue el pilar principal en la producción y se refleja con naturalidad en pantalla. Isabel reveló: “(Bryan) se desenvolvió muy fácil, pero si tomó tiempo para que agarrara confianza en cámara. Todo se fue dando poco a poco”. Bajo esta línea, la filmación en interiores se realizó con el menor número de personas posibles para facilitar el desarrollo de los personajes.

La fotografía estuvo a cargo de la misma Isabel y contó con la participación adicional de la cinefotógrafa, Jessica Villamil. “Tomé la decisión de hacer foto por la intimidad, la cámara es una especie de escudo que te permite acercarte a la gente”, remató Vaca.

Realidades

La presión por concluir Temporada de campo se acrecentaba con cada cumpleaños de Bryan, pues la historia debía contarse en el proceso de niño a adolescente. No obstante, las adversidades no detuvieron el cabalgar del proyecto y después de un quinquenio, el documental ha debutado por puertas internacionales.

Isabel, con voz amable y risueña, externó su alegría por participar en la sección International Medium Lenght & Short Film Competition y en el programa World Showcase de los Festivales Visions Du Réel y Hot Docs respectivamente. “Estoy contenta y espero representar bien qué es la vida en el campo de México. Se me hace bien padre que gente de todos lados del mundo tenga acceso a una realidad distinta a la suya”.

El estreno del filme se ha limitado a plataformas virtuales debido a la pandemia por COVID-19, por lo que la familia Cortez no ha visto el producto final. Isabel planea un evento de manera presencial en un futuro cercano para que Bryan experimente la emoción colectiva de una sala de cine.

Tu lugar en el mundo

“Admiro mucho la entrega y el amor que (Bryan) tiene por lo que hace. Admiro su capacidad de adaptarse a las circunstancias. Creo que con eso me quedo, lo que te regala el documental es hacer amigos”. narró con alegría la directora y guionista. Además, describió al rodaje como la época más feliz de su vida, agradeció infinitamente la confianza de toda la familia de Bryan y de su socio y productor, Arturo Mendicuti.

Isabel espera que Temporada de campo sea vista por más personas y que el contacto de Bryan con la naturaleza refresque este contexto caótico que se vive pegado a una pantalla: “Independientemente que hayan crecido en el campo o la ciudad creo que es una peli que te hace conectar con ese momento de crecer y encontrar tu lugar en el mundo”.

   
Artículo Anterior

¿Estás listo? Llega Aldea Music & Art

Artículo Siguiente

Playa Limbo regresa a la industria musical

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *