0
Shares
Pinterest Google+

Durante esta época de pandemia el teatro ha buscado soluciones alternas para que sus obras vean la luz. 

Tapando el ojo al macho, no es la excepción. Su propuesta es un show virtual mezclando elementos de la televisión, el cine y desde luego el teatro. Para explicar a detalle el proyecto desde su concepción hasta su ejecución el actor Alan Blasco, uno de los dos protagonistas, platicó con Bogart Magazine.

  • ¿Cómo llevas el regreso a los teatros en esta nueva normalidad?

“Me estoy adaptando a las nuevas corrientes artísticas (como lo llamo yo), a estos conceptos híbridos. No me gusta hacer teatro grabado, quiero encontrar la manera de adaptar ciertos espectáculos a la visualidad”.

El actor también nos confesó que siente nervios al enfrentarse a un nuevo lenguaje. “Utilizamos recursos de la televisión, del cine, del teatro y se vuelve una cosa bastante híbrida”. Uno de los principales retos, nos dijo es el olvidarse del espectador presencial al que están acostumbrados y enfrentarse a la cámara como interocutor. 

“Por ejemplo, en el cine te adentras en una ficción, la historia la cuenta una cámara, en el teatro en cambio estás esperando la réplica, la energía del público, sobre todo en la comedia donde el mismo espectador nos va dando el tempo, si el chiste agrada o no, esos aspectos son los que más nos atemoriza”.

Tapando el ojo al macho se dio a conocer por El tour las comadres donde los actores Alan Blasco y Cesar Medina estuvieron por varias ciudades de la república mexicana en el que la gente los recibió bastante bien, concluyendo el tour en la CDMX presentándose en la Sala Novo y el bar El vicio.

Después de varias conversaciones para adaptarlo a la virtualidad coincidieron que era el momento perfecto para hacerlo realidad y mezclar recursos del teatro cabaret, la improvisación, la comedia negra, de la comedia de enredos, y de la cultura pop (memes) por lo que se presta para que cada función sea diferente. 

  • ¿De dónde y cómo surgió este concepto de Tapando el ojo al macho?

“Yo conocí a mi amigo en una obra que se llamó LOS PROHOMBRES (2017) era teatro dramático al 100%; durante el proceso decíamos nos dimos cuenta de que  cada uno tiene buenas herramientas para la comedia. Pensábamos en hacer algo juntos; hasta que la amistad se fue fortaleciendo nos aventamos a hacer algo de comedia muy diferente a lo que hicimos. Desde ese momento nuestro objetivo ha sido entretener al público, me parece que ya hay demasiada crisis, demasiado fuego en las calles y ahorita con la pandemia qué mejor”.

La historia se desarrolla cuando dos cadetes ejemplares de la milicia (Agustín y Vicente) celebran su último fin de semana antes de graduarse del Colegio Militar con una salvaje noche de fiesta con aplicaciones de encuentros gay. La noche da un giro inesperado cuando al sexo servidor que llaman muere en su habitación de hotel. Desde ese momento cada decisión irá empeorando la situación, descubriendo el origen del muerto y ocultando a toda costa su identidad sexual.

La idea surgió de Blasco, luego fue César Medina quien se encargó de impregnarle de humor. Más tarde, nos explicó el actor,  se unió Luis Montalvo, nuestro director artístico, que se dedicó al bordado fino.

  • ¿Qué fue lo que más te gustó y cómo conectaste con el texto?

“Yo escribí una partitura como idea; Lo que más me latía era contar un tema muy violento contarlo desde la farsa a diestra y siniestra. El texto es muy complejo, si lo hiciéramos una producción realista seria muy cara, entonces el reto era contarlo de una manera más económica y nos burlamos de las congruencias teatrales”.

  • ¿Cuál es el mensaje que rescatas? ¿y qué se va a encontrar la gente en ese mensaje?

“Son muchos, pero no quiero verme profundo. Cada espectador va a salir con su moraleja, al final el mensaje es: está bien reírnos de nosotros mismos, que a veces estamos tan absurdos ante la vida que está padre bufarse de nosotros mismos”.

A diferencia de un proceso tradicional de construcción de personajes (a la par con el director) Alan y César crearon sus personajes a la marcha, en los ensayos encontraron las voces, su corporalidad, y le añadieron los matices necesarios. Cabe destacar la exacerbación marcada de los personajes que aligeran el tema tan violento como lo el de un asesinato.

  • ¿Cómo describirías a tu personaje?

“Como un chico que no se acepta a sí mismo, que vive con muchos miedos, que le pesa más el qué dirán, que está rodeado de una comunidad machista y por ende se creó una identidad falsa y solo bajo los efectos del alcohol se deja vislumbrar tal como es”.

Tapando el ojo al macho ha sido toda una experiencia para Alan Blasco. El montaje, nos contó, se hizo en tiempo récord. En menos de un mes prepararon el show y en un abrir y cerrar de ojos ya se encontraban de gira, durante el proceso pudo ver un proceso de fortalecimiento de su personaje. Con cada función, el proyecto fue creciendo.

  • ¿Crees que estamos cortos de historias y espacios LGBT+? 

“Yo creo que sí, pero sin duda ha habido cambios respecto a 30 años atrás, hemos dado pasos gigantescos, aunque todavía en una cultura como México está bastante difícil y yo lo que hago es fomentar la igualdad y la equidad desde las artes y la cultura arropando a mi gremio con trabajo, contando historias que me parezcan pertinentes que llevan dentro temas de identidad sexual, de la igualdad y del respeto, sobre todo. El show precisamente retrata una realidad normalizada sin tapujo”.

El espectáculo promete ser un show muy divertido, cínico, irreverente; que no busca intelectualizar nada. Es momento de seguir impulsando al teatro como una vía de entretenimiento. Además, se ha incluido nuevo material ofreciendo una obra distinta aún para quienes ya la vieron. “Hay que olvidarse un poco de esta situación tan fea que es la pandemia” agregó Blasco.

Para todos aquellos interesados en ver esta función virtual este 27 de septiembre a las 20:00 horas (hora CDMX) pueden adquirir sus entradas en la página web evenbrite.com o visita sus redes sociales: 

Los encuentran como @tourlaslocas en Instagram, Twitter y Facebook y ahí mismo encontrarán el link en el cual pueden comprar los accesos dependiendo el bolsillo de cada quien, los hay de $100, $140 y $200 para que puedan disfrutar de Tapando el ojo al macho.

   
Artículo Anterior

Cachorro de León

Artículo Siguiente

REGRESEMOS AL CINE CON EL CLUB DE LOS IDEALISTAS

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *