2
Shares
Pinterest Google+

 En el escenario se abre un trabuquete, entre vapores esmeralda, un hombre con traje blanco e impermeable que le cubre hasta la cabeza se asoma, nadie le presta atención, nadie sabe quién es, pues la careta y el cubrebocas ocultan su identidad. Pero la música sube, dos de las trampas del escenario quedan al descubierto, el sujeto camina y su mirada atraviesa a quienes están en las butacas, la intriga cimbra al público y la incógnita se revela, el actor, Pablo Perroni se presenta ante todos.

Los primeros minutos son mudos, los ojos de Perroni apuntan hacia ti, en tanto tu corazón vibra con la guitarra eléctrica y las percusiones de la canción I’m a Man de Chicago. Firme, Pablo recorre el escenario, de vez en cuando se sienta para observarlo todo, los últimos golpes de batería te dejan sin aliento, el reflector apunta hacia una silla al fondo, el actor da la espalda, se sienta, regresa la mirada y dice “¿Qué es lo que hace a la vida más brillante?, ¿El helado?”

Así empieza la historia de alguien cuya madre intentó suicidarse por primera vez cuando tenía siete años de edad, y para manejar la situación, decide nombrar un conjunto de situaciones por las que se debe vivir. La premisa nos hace pensar en un montaje de autoayuda;sin embargo, este monólogo está lejos de ser una sobredosis de optimismo.

La contingencia  es una limitante para eventos de esta índole;sin embargo, Puras Cosas Maravillosas se ha adaptado para brindar seguridad al espectador sin descuidar su esencia. Un acto de amor hacia la humanidad cuya construcción requiere un permanente intercambio entre el público y el actor.

La obra dirigida por Sebastián Sánchez Amunátegui es una mezcla de luces, hielo seco,  acción, drama y comedia con el encanto rítmico del Soul. Una pieza impregnada de lo humano,los bemoles y las emociones. Un monólogo de más de un  pico climático, que  camina de la soledad al enamoramiento, de  My Melancholy Baby a Hit the Road on Saturday.

Puras Cosas Maravillosas, una escenificación de lo cotidiano, ofrece un espectáculo liberador y  terapéutico para todas las edades, fruto de la creatividad, compromiso, disposición y autonomía de todos. Se parte de este evento y adquiere tus boletos en Ticketmaster o en las Taquillas del Teatro Milán.

   
Artículo Anterior

6 TRUCOS Y BROMAS INOLVIDABLES DE LOKI

Artículo Siguiente

LA TACHA Y LA FLACA en Con cierto… Susto Electoral

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *