0
Shares
Pinterest Google+

La Cineteca Nacional está de fiesta, debido a que celebra su 50 aniversario de la Muestra Internacional de Cine, y el pasado 12 de noviembre arrancó con su 70ª edición, en la que se presentaron propuestas vanguardistas del séptimo arte de todo el mundo, como Primavera en París, un largometraje del cine francés escrito y dirigido por Suzanne Lindon, quien a su corta edad, debuta con este filme que parece ser muy prometedor dentro de la industria del cine de arte.

La historia narra la vida de Suzanne, una adolescente de tan solo 16 años, que encuentra monota su vida, atraviesa justo la etapa de las fiestas y las salidas al café, pero Suzanne es una soñadora empedernida que encuentra aburrido el convivir con personas de su edad, por lo que busca vivir nuevas aventuras de la mano de un hombre experimentado como lo es Raphaël, este actor treintañero que conoce a las afueras del teatro que queda de camino a la preparatoria en la que ella estudia.

Después de varios intentos de Suzanne por acercarse, es que Raphaël, actor en el teatro del Atelier, donde da vida a Éraste de Los actores de buena fe, se percata de unos ojos sobre él, lo que lo lleva a acercarse a la chica y conocer más sobre ella. La diferencia de edades es notoria, y pese a esto, Suzanne y Rapahaël encuentran un equilibrio en sus vidas aburridas e insatisfechas, creando una conexión muy particular entre ellos.

Sin embargo, en un golpe de realidad es que Suzanne es atrapada por el miedo, al crear consciencia del abismo entre la diferencia de edades entre ella y Rapahaël, al darse cuenta que podría perderse su adolescencia por estar a lado de un hombre mucho mayor que ella, cosa que sin duda alguna, dará un giro en la trama que te mantendrá atrapado alrededor de 70 minutos.

La directora Suzanne Lindon, se arriesga al traer una historia como esta a la pantalla grande, en tiempos revolucionarios donde no está bien visto una relación que cuenta con una diferencia de edad significativa, sin embargo, Lindon, supo cómo hacer poesía con la trama, que es visualmente atractiva, y que cuenta con un soundtrack que te envuelve desde que suenan los primeros acordes, Christophe estuvo a cargo de la musicalización del largometraje, presentando Señorita, Les marionnettes y La dolce vita, mismas que podemos ver en dos secuencias coreográficas bastante arriesgadas, pero muy bien dirigidas para transmitir la sincronía y equilibrio sentimental que hay entre ellos.

Primavera en París, un largometraje de Francia para el mundo, al que debemos darle una oportunidad, en donde vemos nacer lo que podría ser la próxima ganadora del Oscar, ya que la joven directora Suzanne Lindon con tan solo 20 años, ha mostrado de qué está hecha, y la calidad que podemos ver en su trabajo, por lo que nos deja ansiosos para conocer lo que será su próximo trabajo.

   
Artículo Anterior

LA CRÓNICA FRANCESA: 6 DATOS PARA ENTRAR EN MODO WES ANDERSON

Artículo Siguiente

La obra que sale mal

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *