0
Shares
Pinterest Google+

“(…) Todos tendrán al menos un día de neurosis
e histeria en sus vidas (…) somos viajeros
y extranjeros de nuestra propia existencia (…)”

La compañía Fabio Pérez & Andy Gamboa Arte Escénico, en la que Andy y Fabio son los encargados de la dramaturgia, dirección e interpretación de Obituario de una noche estrellada, desde Costa Rica, traen al escenario virtual de Teatro La Capilla, un proyecto en el que se abordan los temas del suicidio y la exclusión social. En la investigación acerca de los temas que resaltan, sobre todo, en la actualidad a causa de la pandemia, ambos encontraron a una figura que reunía las características que buscaban para llevar a la vida aquellos textos y movimientos. 

Vincent Van Gogh, fue el personaje perfecto para representar el discurso acerca de la depresión y lo lejos que puede llegar cualquier ser humano, la intención de elegirlo a él, fue que era importante sensibilizar al público acerca de que no son eventos que se manifiestan en alguien ajeno y abandonar su figura de “inalcanzable”. El suicidio, es un pensamiento que vive en la mente de muchas personas, por ello la importancia de sensibilizarnos ante el tema. 

En esta transmisión, conocemos acerca de la vida de Van Gogh, pero rápidamente deja de tratarse sobre aquel famoso artista porque los sentimientos logran encajar en cualquier persona que haya sufrido, se abandona lo estático, el movimiento es aquello que permitirá conocer los límites, el dolor, la tristeza y la angustia se refleja en las secuencias del cuerpo al saltar, al girar, al formar y deformarse a la par de la música. Así, Fabio Pérez y Andy Gamboa, buscaron que el lenguaje de la danza y las palabras cobran sentido en uno solo.

La construcción de la coreografía en cada parte de la historia fue producto de llegar a las últimas consecuencias, cuando un texto ya no decía nada, entonces, el cuerpo es la herramienta para comunicar a las espectadoras/res, todo eso que el habla ya no alcanza a contar. Entre espacios de colores como el morado, el azul o el rojo, juegan con la tensión a través de la pantalla. El escenario se convierte en un lienzo para plasmar algo más que litros de pintura, ahí quedan embarradas emociones y frustraciones.

¿De qué otra forma identificamos el dolor? Cuando la tristeza o el enojo no se dice, cuando las facciones nos reflejan lo contrario y se esconde en una carcajada o en un texto acompañado de emoticones de colores alegres. El estar alejados, guardados dentro de cuatro paredes ha provocado que dejemos a un lado a las personas que nos rodeaban. Se hace cada vez más sencillo esconder detrás de la pantalla el estrés y la ansiedad derivada de acumulaciones por distintas circunstancias.  

Obituario de una noche estrellada, es una propuesta en la que los detalles visuales de la puesta en escena cobran importancia, desde el papel, la facilidad con la que se rompe y se arruga, el espejo en el que Vincent buscaba su reflejo, todo inspirado por la pincelada del artista como lo mencionan los actores Andy y Fabio. Tendrán funciones los martes a las 20:00 horas CDMX, del 6 al 20 de abril, los boletos se pueden adquirir a partir de $100, $200, $300 pesos mexicanos por boletópolis.com y la transmisión en la plataforma de zoom

   
Artículo Anterior

Nomadland

Artículo Siguiente

Promising Young Woman

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *