3
Shares
Pinterest Google+

Si al momento que escuchamos una canción observáramos una resonancia magnética de nuestro cerebro, veríamos cómo se van iluminando distintas partes de él, casi como fuegos artificiales.  

La música tiene la capacidad de hacernos evocar recuerdos o de buscar la forma de crear nuevos. La dramaturgia de Jimena Eme Vázquez, durante, poco más de 49 minutos, ejercita de manera constante a nuestro músculo más complejo en la obra Now Playing.

La tercera llamada se escucha mientras las luces se van desvaneciendo; durante unos segundos todo se queda obscuro, quieto; el silencio se interrumpe con una voz en off, una voz del pasado que nos presenta a su cuerpo del futuro: Emmanuel Lapin

Emmanuel ha sobrevivido a distintos (supuestos) finales del mundo; ha sido testigo de catástrofes históricas como la caída de las Torres Gemelas y la crisis de Britney Spears; ha visto a campanita en una fiesta, ha escrito cartas, ha sido el hermano menor y también maestro Jedi, ha peleado con su hermano; ha robado un disco y ha bailado las canciones de ese disco. 

Casi involuntariamente, la respiración de los cuerpos sentados en las butacas se acelera, los pies y la cabeza se mueven al ritmo de las letras y canciones que están guardadas en la memoria de Lapin y en la memoria de las generaciones que ven la obra; reímos y nos llenamos de nostalgia en cuestión de segundos al igual que él. 

Se activan nuestras neuronas espejo; cantamos bajito para apaciguar las ganas de acompañar a Emmanuel en el escenario a bailar con tanta, pero tanta euforia hasta quedar sin habla, hasta respirar un aire sin virus, un aire solamente repleto de partículas de dopamina y serotonina liberadas en cada exhalación en una secuencia de movimientos sugeridos por la música.

Los recuerdos musicales son profundos y tan complejos que se apoderan del control de nuestras emociones, ¿Cuál es tu medicina para no estar triste?, se pregunta el actor acompañado del piano mientras se escuchan risas que seguramente pensaron en una respuesta.“Los que son más grandes que tú te dejaron crecer con la misma idea que no puedes cambiar nada” dijo Emmanuel. ¿Cuál será la medicina para empatizar con las nuevas generaciones y no chavorruquear

Now playing es una obra con funciones híbridas. En la emisión virtual, Alfredo Veldáñez maneja la cámara como una extensión de los ojos del público detrás de la pantalla, donde el destello de las sombras en los ojos de Emmanuel, se perciben más de cerca; bajo la dirección de Renée Sabina, la iluminación a cargo de Alita Escobedo, coreografía montada por Xanath Jaimes y musicalizada por Janito Carrillo.

En un mundo con tanta injusticia, contaminación, privilegios y de más causas por las cuales luchar, parece que no queda nada… pero nos queda Shakira y nos quedan dos funciones de Now Playing, jueves 12 y 19 de noviembre de 2020 en el Teatro la Capilla, virtual o presencial. Quedan más canciones por bailar. 

   
Artículo Anterior

El autor

Artículo Siguiente

Buñuel en el laberinto de las tortugas

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *