0
Shares
Pinterest Google+

La postmodernidad nos ha arrebatado todo tipo de seguridad, cualquier salvavidas que pensamos tener. A la deriva, la humanidad se vio forzada a cambiar los paradigmas de las instituciones que la rodean, estuviera de acuerdo o no. La familia, el hogar y las relaciones afectivas son revaloradas en la nueva cinta de la cineasta china Chloé Zhao.  

Nomadland es una película estadounidense de 2020, escrita y dirigida por Chloé Zhao, basada en el libro de Jessica Bruder y estelarizada por Frances McDormand, David Strathaim, Linda May y Charlene Swankie. Una mujer sextagenaria se embarca en un viaje a través del oeste de EE. UU. tras perder todo en la gran recesión, viviendo en su camioneta como una nómada moderna. 

Con más silencios que diálogos, la película florece en el mutismo. Contando cuidadosamente sus palabras, el guión de Chloé Zhao aprovecha todo lo que los personajes no dicen para dejar espacio a que la audiencia interprete las reacciones, las miradas y los escenarios.

Una historia de esa naturaleza sólo podría ser sostenida por una gran interpretación. Tras su Oscar a mejor actriz por Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (2017. Dir. Martin McDonagh), Frances McDormand se anota otra nominación con su vulnerable actuación que no deja espacios sin explorar.

Plagada de desiertos, atardeceres e impresionismo, la fotografía paisajista de Joshua James Richards apoya a Zhao en su búsqueda por la belleza y unicidad visual de los nuevos estilos de vida estadounidenses. 

Nomadland busca ser una experiencia más que una historia. Siendo fiel a su título y diluyendo la crítica social-económica típica de una cinta como ésta, su relato es un viaje errante por situaciones, emociones y estados de ánimo que utiliza a su personaje principal, una nómada emocional, como herramienta narrativa para sacar a la audiencia de su zona de confort, explorando nuevos horizontes tanto sociales, como afectivos e incluso espirituales.

   
Artículo Anterior

ONDINA, UN POÉTICO RELATO DE AMOR MITOLÓGICO

Artículo Siguiente

Obituario de una noche estrellada

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *