0
Shares
Pinterest Google+

Diciembre viene acompañado de aromas, colores y sentimientos, como si de pronto la atmósfera se endulzara y llenara de luz cálida, como si nos sintiéramos acogidos, como si algo fuera de nosotros nos diera un tierno abrazo y con él despidieramos lo malo que pudo acontecer en el año, tal vez. Diciembre es como uno de esos cuentos plegables, que, durante nuestra infancia los adultos mostraban mientras  daban lectura  a la historia, es un mes de asombro y sus 31 días a medida que pasan se llenan de magia. 

Cada que es diciembre, recuerdo el espiral creciente en mi pecho, aquel espiral que sentía de pequeña, como si desde ese entonces todo fuera a ser más gentil, como si un 24 de diciembre el mundo fuera a estallar en regocijo y amor. Diciembre es la remembranza de lo que fue y los que estuvieron con nosotros, en este año y otros. 

La lista de películas que aquí muestro no siguen ningún otro criterio que no sea el del recuerdo, la que en mí despiertan el sentir vivido cuando tirada a los pies de mis abuelos dibujaba mis deseos a Santa y a los Reyes. Y no, no me refiero a Home Alone y los seis largometrajes.

El Expreso Polar (2004): seguramente e inclusive por accidente has visto Forest Gump o un fragmento de Back to the Future. El Expreso Polar al igual que los anteriores títulos está dirigida por Robert Zemeckis, la aventura de un niño que en Nochebuena viaja hasta el Polo Norte para recuperar su fe y aprender que el tintinear de un cascabel no depende de la edad si no del creer.

Barbie Cascanueces (2001): Los pétalos caen del cielo, Clara camina con la elegancia de un cisne hacia la fuente, su vestido es como una flor invertida  de pétalos brillantes, el escenario púrpura y rosa, acompañados de la pieza musical The Sugar Plum Princess, son como un eterno sueño encantado, el Cascanueces, ahora convertido en príncipe danza con la joven con la delicadeza de dos plumas que flotan en el aire e incluso, cuando el baile termine aquel sentimiento de fascinación perdura.

Klaus: La recordarás porque fue una de las nominadas para Mejor Película Animada en los Oscars 2020. Del director Sergio Pablos con una técnica de animación que le asemeja al 3D, Klaus es el mito de uno de los símbolos más importantes en la navidad , Santa Claus, porque las leyendas surgen donde existe la fe y la fe surge de la imaginación, la unión y el amor.

Rise of the Guardians: La luna le despertó y pasó años vagando en las calles heladas, haciendo bromas a los pequeños, avivando su espíritu y las batallas de nieve, pero nadie le veía, nadie creía en él, nadie sabía de Jack Frost. Las sombras aparecen cuando la esperanza desiste pero la luz que irradia del asombro y la fe de los niños puede ser la salvación.

All I want for Christmas is you: el título te hará pensar en la canción de Mariah Carey, el ave cantora suprema y tienes razón, esta película trata de ella y su primer amor, uno con cuatro patas, nariz fría y orejas. No todo lo que deseamos llega a la forma que queremos, pero a veces ese algo,no alegra más que lo que creíamos desear.

   
Artículo Anterior

Lo mejor del rock-indie 2021

Artículo Siguiente

Boba Fett

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *