0
Shares
Pinterest Google+

Las Golondrinas de Kabul, verano de 1998 en la capital afgana pintado en acuarela, acercamiento al espacio íntimo, superposición de lo que la ciudad es y fue antes del régimen talibán, metáfora de libertad a la que se aspira frente a la  represión, expresión por medio del arte plasmado en la pared, la música, el baile y el amor.

Este 12 de noviembre, la Cineteca Nacional celebra su 70 edición de la Muestra Internacional de Cine, en la cual, se exhibirán 14 filmes originarias de los países  Austria, Chile, Colombia, Francia, Irán, Italia, México, Túnez y Turquía. La cinta con la que se dará apertura a la edición es «Las Golondrinas de Kabul de las directoras Eléa Gobbé-Mévellec y  Zabou Breitman.

La vida bajo la Ley Islámica, este largometraje de animación gira en torno al régimen posterior a los Muyahidines y la expulsión de los soviéticos de Afganistán. Un régimen que promueve el comercio, introduce la ejecución pública, prohíbe el cine, la televisión, el maquillaje y la educación a niñas de 10 años, impone la burka en las mujeres y la barba en los hombres.

La cinta de origen francés está inspirada en  la obra homónima del escritor Khandra Yasmina, en el escenario del Kabul donde “ya no se oye a las golondrinas sino los graznidos de los cuervos y los aullidos de los lobos”. Las Golondrinas de Kabul, son dos historias paralelas de pareja, contadas desde la caminata por las calles, los hogares, el hospital y la cárcel. 

La primera primera pareja está conformada por  dos jóvenes, quienes aún enamorados como en la Facultad, donde se conocieron, ansían volver a los  tiempos antes del dominio taliban, en los que  la educación, por medio de la historia y la literatura liberaba a las personas. Es por ello, que ante la propuesta de una escuela clandestina Mohsen y Zunaira verán una oportunidad para resistir desde la enseñanza.

La segunda, un matrimonio en decadencia, Musarat está enferma, en fase terminal y  no puede hacerse cargo del hogar, por lo  que los conocidos de su esposo, Atiq el veterano de guerra que trabaja en la prisión para mujeres le recomendaran abandonarla y conseguir una mujer joven.

A 18 imágenes por segundo y con una técnica 2D en acuarela, la película retrata un Kabul hiperrealista, difuso,  con espacios en blanco que simulan el vacío y la precarización. A propósito de exaltar el sentir de sus personajes, la animación está basada en las actuaciones de un elenco teatral seleccionado por la directora Zabou Brietman.


Resistir, atenerse o huir, ¿cuál opción es la correcta? , ¿Qué ideales, afectos y miedos hay de por medio? Si estás interesado en ver Las Golondrinas de Kabul, no olvides consultar la cartelera de la Cineteca Nacional.

   
Artículo Anterior

Los Premios Metro presentan sus 3 categorías especiales

Artículo Siguiente

Michelle Rodríguez llega a Agotados

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *