0
Shares
Pinterest Google+

Teatro de Ciertos Habitantes

Se fundó en 1997 y desde entonces se ha convertido en una de las compañías con mayor presencia internacional en la historia del teatro mexicano.

Entre sus aspectos característicos se encuentran 2, el de forma y el de contenido, respecto al primero se habla del desempeño del artista, debe ser multidisciplinario, es decir, debe de cumplir con tres roles, el de músico, bailarín y el de actor. En cuanto al contenido, se busca algo que le resulte útil al espectador.

A lo largo de la historia de la compañía Teatro de Ciertos Habitantes se ha jugado con estos aspectos y por lo mismo ha habido todo tipo de obras, algunas inclinándose más hacia la forma, otras al contenido y algunas logrando combinar ambas de diferente manera como lo hace Baja la Voz o Cómo Ensamblar una Familia Actual.

¿Cómo ensamblar una familia actual?  

Baja la Voz surge a través de la necesidad de uno de los escritores de Claudio Valdés Kuri, de transmitir mensajes o temas pocos abordados y muy comunes en la sociedad, es decir, las temáticas que están en todas partes y que aún así nadie habla de ellas, algo con lo que todos puedan conectar. Una de ellas son las familias reconstituidas, que es uno de los tópicos que desarrolla la obra.

Otras de los motivaciones para la creación de esta obra fue un dato curioso, al parecer en México los libros más vendidos son los de autoayuda y entre los temas en los que la gente necesita asistencia se encuentran las crisis de la separación y la aceptación de nuevos miembros en la familia. Además de esto, el director y escritor notó que la gente a su alrededor sufría de este síntoma, por lo que decidió tomar el asunto en sus manos y exponerlo en una obra de arte.

Al crear a partir del tema de las familias, se debe tomar en cuenta todo el rango de edades y con esto en mente, es como se une Monica Huth, una escritora experta en audiencias jóvenes, pues no sólo se debe abordar la situación de una pareja sino también la de los hijos.

Durante la obra sólo ocurren eventos de la vida diaria, que es donde está el gran reto del ser humano. Además, termina siendo muy divertida sin dejar de ser profunda, justo como lo es la vida, en donde hay momentos que se pueden considerar dramáticos, trágicos o divertidos, en donde uno debe de aprender a reírse de uno mismo.  

La obra habla de la fidelidad hacia uno mismo, más que hacia una pareja.

Las nuevas familias

Baja la voz tiene la intención de hablar de los nuevos modelos familiares, valorarlos y comprenderlos. Dar puntos para abordar estas nuevos ensambles, sin desvalorizar a lo tradicional, solo recalcando que no es la única existente.

Una familia re-ensamblada es la conformada por una pareja y  sus hijos de relaciones anteriores, que puede ser resultado de un divorcio o separación, madre o padre soltero, viudas o relaciones homoparentales, pues al terminar una relación se vuelve una ex-pareja pero no puede dejar de ser padre.

En estas nuevas familias todo se debe de pactar,  los roles no están pre-establecidos, al hacer esto se considera a todos los elementos del grupo, ya no existe lo de que se hace lo que el padre dice sólo porque es el padre, porque ya no es el padre así que se debe de llegar a un acuerdo entre todos los integrantes.

Fuentes de inspiración

La película La Chica del Adiós es una película ochentera que habla de una mujer que vive con su hija en un departamento y que por una confusión termina viviendo con un hombre que termina siendo su pareja. Este filme fue una fuente de inspiración para Claudio Valdés Kuri a la hora de crear Baja la Voz.

Primero se preguntó: ¿Cómo sería esta situación actualmente? Es decir, aproximadamente 40 años después, concluyendo que sería muy diferente, en especial porque en la actualidad los jóvenes tienen una voz muy presente en casa.

Así determinó que debe crear dos núcleos que se terminan uniendo, el de Leticia (Daniela Schmidt) con su hija de 10 años y Micaela (Paola Miguel). También está el de Omar (Alejandro Ávila) y su hijo adolescente Alexis (Bastian Clava). De esta forma, se muestra todo lo que ocurre para que esta familia logre funcionar (un caso muy común en los núcleos familiares mexicanos).

Pero cuando uno se casa no solo lo hace con la pareja, sino con toda la familia y amigos. Por esta razón, se presenta a la madre de Leticia (Luisa Huerta), su amiga (Mónica Huarte) que cree profundamente en el modelo tradicional y el padrastro de Alexis (Odín Dupeyrón) que se ocupa más de él que sus propios padres.

También se recalca la importancia de conocer nuestra historia, en especial la del clan prehistórico, un tiempo en el que éramos libres, una era donde el grupo se mantenía unido por sobrevivencia y elección. Los hijos eran hijos del clan, no de la pareja especifica, algo importante de retomar, ya que la individualización de la sociedad nos ha hecho olvidar el valor de una comunidad.

“La sangre es lo de menos, no importa si es mi hijo o no, lo importante es que crezca sano, consciente y útil”.

Argumentalmente hablando, el cine y el teatro también fue una fuente de inspiración. La obra tiene una estructura similar a la de un guión de película, mientras que del teatro retoma lo atractivo, la multidisciplinariedad de los actores, haciendo que su coreografía muestre lo que realmente están sintiendo, sin importar lo que intenten decir. Siempre jugando con el homosapiens, lo que hemos aprendido y olvidado.

“Si tú no eres pleno, si tú no te escuchas a ti mismo, es muy difícil que hagas pareja o sino la pareja se vuelve un dechado de exigencias, de expectativas, porque no has encontrado o realizado lo que tú realmente necesitas para ser pleno”.

Todo es un proceso

Muchas veces olvidamos que al dejar ir algo, se va con todo lo que implica. Por ejemplo, al hablar de las familias reconstruidas, si se decide dejar a la pareja no sólo se va él o ella, sino también sus hijos, lo cual termina afectándoles al no dejarlos vivir su propio proceso de aceptación.

En un proceso de separación la aceptación no es el camino, se debe de adaptar y controlar el medio circundante, ya que toda situación se puede moldear a la necesidad de cada persona. Todo es un proceso y todo toma un tiempo, incluso al inicio de una relación, no solo al final.

La historia siempre es distinta entre los hijos y las parejas, tanto que existe algo llamado “los hijos botín”, este concepto se da cuando el padre y la madre utilizan a su descendencia como rehén, para conseguir lo que cada uno necesita (factores económicos o actos de venganza).

Temas en México

En México, existen temas de discusión esenciales como el de la familia, que se ven opacados por otros tópicos como la violencia.

Se debería de hablar de más cosas que no estén relacionadas con la violencia o que sean parte de la comicidad inocua, es decir, que no aporten nada a la audiencia, pues no solo se abusa de la temática de los narcos, sino también de la comedia que al final no le deja nada al espectador más que pasar un buen rato.

La sociedad mexicana es una sociedad llena de riquezas y de madurez, con una gran cantidad de creadores de enorme capacidad, es por esto que vale la pena explorar muchos más temas a los que la audiencia responde. Con Baja la Voz, la gente sale contenta al recibir respuestas que buscaba.

Claudio Valdés Kuri, finalizó diciendo que los creadores de arte adoptaron el compromiso de llevarle respuestas a la gente, buscando colaborar en lo que se pueda, aprovechando que el teatro siempre ha sido un gran espejo de la sociedad.

   
Artículo Anterior

COLDPLAY: EL DOCUMENTAL

Artículo Siguiente

Vox Lux

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *