0
Shares
Pinterest Google+

«Esto no tiene nada que ver con tu orientación sexual, es tu miedo de llevar una vida mediocre», así da comienzo la función, Andrés arrojando piedras con las palabras a Demetrio, cada una directo a los lugares que más le van a doler, «eres un grandísimo maricón porque no tienes los huevos para aceptar que tú me buscaste» —continua—. Está es la historia de Andrés, quien nos cuenta su experiencia viviendo como hombre homosexual en Ciudad Juárez, el descubrimiento de su sexualidad, sus propios cuestionamientos de la comunidad gay, su acercamiento a un mundo distinto y la relación con su mejor amigo. 

Él decide acompañar a Demetrio en un viaje en carretera desde su ciudad hasta Alaska para ver una aurora boreal, el pretexto es la boda de su amigo —quien considera que al casarse ya no será libre—. Un viaje en el que las fronteras que se cruzan no solo están en la parte física, también están en las barreras emocionales que van cruzando conforme el norte comienza a sentirse con la temperatura más baja.

Hacía las luces del norte es originalmente un texto del autor Ángel Valenzuela que se publicó en 2018 y que es llevado al teatro —virtual— a través de la adaptación y dirección de Alberto Cerz —a quien también podemos ver en escena— en un formato de video donde se recorren los espacios del teatro La Capilla en conjunto con el viaje del protagonista, permitiendo que el espectador se acerque a los espacios que ya conoce en lo físico, pero también nos muestra a aquellos lugares que pocas veces el público tiene acceso. 

Las palabras de Valenzuela buscan crear una descripción de la homosexualidad actual, donde si bien  no se castigada y no supone un riesgo a tu vida —salvo sus grandes excepciones— aún se carga con el conflicto de la homofobia interiorizada —esa voz que viene dentro de ti y que se siente como tu tía persignándose cada vez que te besas con un hombre— que le provoca a Andrés una confusión por empezar a compartir momentos de intimidad con un hombre hasta el punto en que admite, “Vengo de una crianza católica y tal vez se no ha enseñado a sentir placer en la culpa, la culpa para mí era algo más natural que el sexo”.

Durante el trayecto de Andrés —quien es interpretado por Cerz— podemos ver como pasa por las distintas etapas después de salir del closet. Empezando por la aceptación y después comienza a realizar comparaciones con las personas homosexuales que les rodea, para detectar sus afinidades, hasta crear una resiliencia por las situaciones que vive. El crecimiento del personaje se ve reflejado en escena gracias al trabajo de Alberto pues su actuación logra ir avanzando de acuerdo con los requerimientos del personaje.

Este proyecto se está presentando los jueves hasta el 28 de mayo en la plataforma virtual del teatro La Capilla con boletos que van desde los $100.00, en el marco del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia este 17 de mayo esta una buena opción para generar una reflexión acerca de los avances que se han tenido con respecto a este tema.

   
Artículo Anterior

LO SOBRESALIENTE DE RAMI MALEK

Artículo Siguiente

LA CASA DEL CINE REGRESA

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *