0
Shares
Pinterest Google+

Fuego adentro (2020) es una película mexicana que se exhibió en la edición número 18 del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM); dirigida por Jesús Mario Lozano que cuenta la historia de León, un hombre que aparentemente lleva una vida tranquila en un pueblo alejado de todos. Desde el inicio podemos ver dicha tranquilidad y el lento ritmo de la vida pueblerina, pero hay algo que perturba a León y no lo deja vivir en paz.

León es silencioso y retraído. Rara vez vemos su rostro y esto solamente hace que la curiosidad sea más grande, curiosidad de ver su rostro y entender qué lo perturba. Parece ser que la única salida para el sufrimiento de León es la bebida, y mientras bebe somos testigos de un recuerdo donde vemos a una mujer pero no se nos explica nada más de ella.

Una mañana mientras nuestro protagonista está en lo que parece ser la plaza del pueblo aparece su hermano menor, que ha venido a visitarlo, es aquí en donde podemos ver al protagonista un poco menos retraído y despreocupado. Durante la visita, León le insiste a su pequeño hermano que no deje la universidad y que siga una mejor vida que la que él ha llevado.

 

Aquí conocemos la identidad de la misteriosa mujer, su nombre es Martha y supuestamente le ha enviado una carta a León haciéndole saber que lo perdona por todo lo que ha pasado, pero ¿qué es lo que ha pasado? ¿cuáles son los fantasmas que persiguen tan desesperadamente a León? Estas dudas se responden hasta pasados los primeros 30 minutos de la cinta y lo que descubrimos es desgarrador y un retrato cercano a la violencia en México.

El hermano de León es parte del narcotráfico y no, no ha visitado a su hermano para saber de él sino porque debe matarlo por órdenes del cartel y es aquí que nos enteramos de la vida pasada de León, un hombre al que la violencia lo alcanzó y ahora que quiere escapar ya es demasiado tarde. Nos enteremos también que la carta de Martha es falsa y que realmente ella ya ha muerto en manos del cartel, una mujer que vio su vida apagada por la corrupción mexicana, un feminicidio que se narra a detalle y no puede hacer más que revolvernos el estómago como espectadores.

 

León se da cuenta de todos sus errores y le cuenta a su hermano porque escapó y le pide que se alejé de ahí pero así como para León fue demasiado tarde para su hermano es lo mismo, pues si no revela su ubicación mataran a su madre. No hay opción y parece que sólo queda aceptar la muerte.

León despierta a la mañana siguiente en su habitación y lo vemos llevar a cabo su día como normalmente lo haría: se despierta, pasea por las calles del pueblo, se dirige a su trabajo que irónicamente es en una cementerio, disfruta la naturaleza del pueblo y finalmente regresa a casa para limpiarla y seguido de esto bañarse. Finalmente León se recuesta en su cama listo para su final.

 

La película termina desde la perspectiva del hermano menor que regresa a la casa de su hermana para matarlo, haciéndolo parecer un suicidio. Vemos a un hombre de no más de 22 años irse de ahí como si nada hubiera pasado, acostumbrado a la violencia, listo para partir y seguir adentrándose en la violencia, la muerte y la corrupción.

Un largometraje que nos deja muy en claro que no hay vuelta atrás porque si quieres salir de ahí, tu único destino es la muerte. Disfruta esta historia en cines a partir del 21 de octubre del año en curso, para más información sigue las redes sociales de Fuego adentro.

   
Artículo Anterior

ENTRE LOS ROTOS

Artículo Siguiente

Honor y Traición: La Comedia dentro de la comedia 

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *