0
Shares
Pinterest Google+

Puente de Alvarado —la recién renombrada calzada México-Tenochtitlán— fue y sigue siendo el lugar de encuentro para las mujeres que ejercen la prostitución en la Ciudad de México un espacio lleno de inseguridad, donde las sombras terminan por ser un compañero durante su jornada laborar. Han pasado decenas de años desde que esto ocurre en aquella avenida y aunque la ciudad ha avanzado, ellas han decidido quedarse en el mismo lugar. 

El teatro de la ciudad recibió en el foyer del recinto a una trabajadora sexual, una mujer que no recuerda su nombre —porque murió hace 150 años— pero que en sus visitas a la CDMX ha sido llamada de distintas formas, puta, mujer de la vida alegre, ranfla, mujerzuela, pécora y un sinfín de palabras que solo pretenden hacerla sentir como una persona que resulta incómoda con tal solo estar presente y de la que solo se puede pensar como un objeto. 

Minerva Valenzuela es la actriz cabaretera que acompaña al espectador por este viaje en el tiempo y en las anécdotas que se vuelven un recital que cuenta con la música en vivo de Karina Aranda en este espacio que además guarda muchas historias y que ha visto pasar a muchas personas, un lugar emblemático para una temporada nueva.

Valenzuela mencionó que esta puesta se ha presentado en las calles con trabajadoras sexuales como espectadoras que escuchan en la voz de la actriz las anécdotas de sus colegas, personas que han vivido las mismas situaciones, pero en otros años, en otros espacios y con otros nombres. Estas historias están acompañadas de una lista de interpretaciones que han tenido los cantautores de estas mujeres, interpretaciones que buscan mejorar sus vidas sin conocerlas.

La obra trata de poner en contexto al espectador acerca de la realidad de un trabajo que ha tenido una carga social enorme y que se ha visto envuelto un estigma en las mujeres que optan por ejercerlo, si bien sabemos que existe un tema que involucra el trabajo forzado ESCORTita la vida, se centra en contra la historia de las mujeres que han decidido llevarlo como oficio en sus vidas. Pero que se han tenido que enfrentar a una sociedad que prefiere esconder lo que pasa antes que aceptarlo.  

No te pierdas de esta obra y revisa sus redes en @ladelcabaret para que te puedas acudir a sus próximas funciones.

   
Artículo Anterior

¡Salve, príncipe de las letras castellanas!

Artículo Siguiente

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: 5 DATOS ESENCIALES

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.