0
Shares
Pinterest Google+

Sus plumas coloridas ardieron en el brasero, sus cuerpos elegantes en un principio se tiñeron de negro, castigados por el señor de Uxmal, fueron condenados al desperdicio y la fealdad.Los Chom o Zopilotes son icónicas aves prehispánicas, sanadores de la selva y mensajeros entre los humanos y los dioses y son estos, los que protagonizan el proyecto de teatro multimedia de la compañía Ajimaíz: El Zopilote sin Plumas.

Una obra infantil que se narra con música prehispánica y cantos selváticos. El Zopilote sin Plumas es la historia del biólogo Nando que va de expedición a la jungla, con el objetivo de encontrar una nueva especie de pájaro; sin embargo, se percatará que la mística criatura habita en él. 

La obra tiene elementos de lo cultural, de lo nativo, de lo diverso (…) el primero de ellos, conceptualmente, es el zopilote, lo encontramos en la leyenda del Hombre Jaguar, el pensamiento de que un hombre puede convertirse en un animal y ese animal, no es cualquier animal , representa poderío”. Afirmó el actor colombiano que encarna a Nando, Fernando Gutierrez Rincón sobre la esencia del montaje.

La propuesta de Ajimaíz nos acerca a una creación de personajes y escenarios desde la fisicalidad, un lenguaje que carece de diálogos pero que logra plasmar de manera magna la sustancia, el hecho de ser recipientes de nuestras raíces, la incubadora de un insólito pájaro.

Queríamos trabajar un montaje que no tuviera texto, que fuera más bien un trabajo de Teatro del cuerpo, que fuera silencio en relación al actor, con música, bueno, al final tenemos algunas palabras que no pudimos evitarlo, pero también fue un reto para nosotros el trabajar desde esta otra dinámica” apuntó Araceli Flores, autora de El Zopilote sin Plumas.

El reconocimiento e interacción con la diversidad crea aprendizajes, tejedores de constelaciones de espíritus inquietos, creativos, flexibles y libres, la importancia de que nuestras infancias puedan conocer expresiones autóctonas y el legado de su cultura, lo hacen sentirse parte de un todo y seguro de sus manifestaciones. “Hay otros mundos pero está este, somos diversos”, apunta Fernando como una de las motivaciones de la obra.

El colectivo Teatral Ajimaiz concentra sus esfuerzos en la construcción lúdica y artística de representaciones que abordan problemáticas actuales y  sucesos históricos de América Latina, principalmente de Argentina y México, mediante la creación multimedia, la música y el cuerpo del actor.

Este sábado 31 de julio a las 12:30 a.m.  no puedes perderte  la  función de El Zopilote sin Plumas, un espacio teatral para todas las audiencias. Adquiere tus boletos en https://www.teatrolacapilla.com/

   
Artículo Anterior

Las cruces: imágenes y testimonios se unen para honrar la memoria

Artículo Siguiente

Los Endebles y La Capilla presentan nuevo montaje y proyecto de creación

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *