0
Shares
Pinterest Google+

La obra del escritor inglés Charles Webb cobra vida en el Teatro Jorge Negrete en forma de una sitcom que se roba las carcajadas del público. El Graduado, generalmente evoca a la comedia romántica de finales de los sesenta protagonizada por Dustin Hoffman, pero la obra mexicana dirigida por Valeria Ferrer pretende ganarse el corazón de nuevos adeptos a través de una trama marcada con situaciones cómicas combinadas con el buen manejo de escenas llenas de tensión sexual y doble moral.

El Graduado cuenta la historia de Benjamín Braddock, un joven intelectual recién graduado de la universidad que no encuentra sentido a la vida, hasta que es seducido por la señora Robinson. La relación se complica cuando Benjamín se enamora de la hija de su amante y tiene que luchar contra la prohibición de la mujer con la que ha pasado sus últimas noches y contra una sociedad que le niega el placer. Benjamín deambula por un mar de creencias y lucha por conquistar a quien considera el amor de su vida, lo que lo lleva a tomar una decisión que puede definir el curso de su vida.

La directora se decantó por presentar una obra cómica a través de situaciones cortas, pero dramáticamente potentes cargadas de humor y tensión, todo ello aderezado con una excelente ambientación musical que retoma éxitos de las décadas de los 60s y 70s. El ritmo de la puesta en escena es marcado por los rápidos cambios de situaciones, permitiendo que la evolución de los personajes y la trama sea rápida, pero justificada.

Esta obra es ad hoc a la actualidad, pues a través de los conflictos que padecen dos familias unidas se logra representar a una sociedad marcada por la doble moral y el rechazo a las ideologías alternas. A través de cuadros cómicos que llegan a pervertirse por una tensión sexual bien manejada, la directora expone los defectos sociales que emanan del núcleo familiar y se replica en la sociedad, tales como la exigencia de una vida preconstruida, el deseo sexual reprimido, el hartazgo de las normas y la imposición de normas.

Benjamín es representante de una juventud nihilista que ha perdido el rumbo y cuya razón de ser es el placer inmediato y pasajero. La falta del sentido de la vida genera que el protagonista se deje abrazar por una vida hedonista en la que las consecuencias de sus actos parecen no existir. 

La señora Robinson juega dos papeles, el primero como imagen de los deseos reprimidos del ser humano; el segundo, como juez de aquellos individuos que cedieron a la búsqueda de sus deseos. Este personaje se roba la obra gracias a su fuerza y la capacidad que tiene en influir en el devenir de los demás personajes, es una mujer segura de sí misma, con arrojo y potencia.

Estos dos personajes construyen una obra ligera con tintes de comedia idénticos a los de una sitcom estadounidense. El uso de las risas “enlatadas” y aplausos pregrabados confirman lo anterior. El tono del elenco conformado por Paloma Fierro, Gibrán Garcés, Vanessa Padilla, Alexia Malo, Oscar Flores Acevedo, Ricardo Nuncio y Guadalupe Sáenz, es el pertinente para una obra que pretende importar un género de comedia televisivo a un teatro.

El Graduado es una obra de comedia ligera cuyos personajes logran empatizar desde los primeros instantes con un público que constantemente se ríe al ser testigo de las peripecias de Benjamín. El Teatro Jorge Negrete albergará esta puesta en escena los lunes y miércoles del 06, 08, 15 y 20 de diciembre del 2021 a las 20:00 horas.

   
Artículo Anterior

ECO

Artículo Siguiente

Ambulante 2021: el cine documental que ha vuelto a recorrer el país

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *