0
Shares
Pinterest Google+

Esta obra se ubica en el año 2070 y nos cuentan las diferentes historias de un caótico pasado —nuestra época—, un tiempo en el que por causa de una pandemia la vida se ha modificado, dejando salir los miedos más grandes de cada persona, así como lo mejor y lo peor de nosotros. A través de 3 monólogos conocemos la historia de personajes que atraviesan por un momento inimaginable que los lleva a cometer actos de locura.

¡Efectos secundarios!

El primero de estos monólogos es escrito y actuado por David Ortíz y lleva por nombre Psicoanal, aquí se relata la historia de un paciente con su psicoanalista. Un hombre que vive con un trastorno obsesivo compulsivo que se fija en los más pequeños detalles para evitar contaminarse con algún virus y morir —Algo muy complicado de sobrellevar considerando la situación en la que se encuentra— vamos observando como esta condición va creciendo y se junta otras más que hacen que el termino de la sesión no sea del todo sano. 

Hortensia es el segundo personaje de ¡Efectos secundarios! y ella llega a nuestra pantalla a través de una ficticia transmisión en vivo desde sus redes sociales —en el monólogo titulado Ascendamos—. Ella es una influencer que ha aprendido un sinfín de cosas desde su despertar espiritual en el que se le informó acerca de la pandemia y como esta se iba a utilizar para controlar a las masas. Federica Larraín —quien también fue la encargada de escribir este unipersonal— crea una sátira donde sus palabras nos recuerdan a personajes de la vida diaria que han aparecido desde marzo de 2020 y que se presentan como iluminados, pero con esta manera de retratarlos sus argumentos dejan claro su lugar en la historia.

El tercer monólogo de este espectáculo lo presenta Arturo de la Garza, quién cuenta la historia de Paco, un seguidor de Hortensia quien le llama y le pide que matrimonio al mismo tiempo que empieza a contarle desesperadamente como es que esa es la única solución para que su exnovia regrese y puedan ser felices juntos teniendo una boda sin besos, sin tocarse, sin invitados, solo con la premura de tener que hacerlo antes de que el amor se acabe. La pierna sin cabeza —es el nombre de este texto— fue escrita por Juan Manuel Reyes. 

Si bien los monólogos son independientes uno del otro entre los tres hay una cohesión que permite que se relacionen dentro de la misma realidad que plantean.  La dirección de este montaje está a cargo de Boris Schoemann quien nos muestra como se puede aplicar el POV en la teatralidad. Esta producción Los Endebles abrieron una convocatoria para personas entre 14 y 22 años titulada “Cuéntame tus efectos secundarios” donde se buscaba encontrar 3 monólogos acerca de la pandemia desde su realidad y durante la función del 26 de mayo se dieron a conocer a los ganadores. 

Lizette Orozco —con Cuqui—, Antonia Florencia —quién escribió Perdóname, nunca más, te lo juro— y José Carlos Ramírez —escritor de Por la ventana— son los elegidos para que se lea su trabajo en las últimas funciones de esta temporada de Efectos Secundarios y vas a poder verlos el miércoles 4 y el viernes 6 de junio a las 20:00 horas a través de la plataforma virtual del teatro La Capilla. Lo mejor es que para estas dos últimas funciones el acceso es libre por lo que te sugerimos estar al pendiente de las redes sociales de La Capilla para tener sus accesos.

   
Artículo Anterior

ANIMALIA: Reflexiones desde el arte y el diseño

Artículo Siguiente

Clint Eastwood

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *