0
Shares
Pinterest Google+

Sí, Divino Pastor Góngora es una comedia exquisita, un monólogo virtuoso, una demostración actoral sobresaliente, pero antes de todo, la obra de Mauricio García Lozano es una oda al lenguaje, un homenaje al maravilloso castellano.

La obra narra la historia de Divino Pastor Góngora (José Sefami), un comediante que ha sido perseguido, encerrado y sentenciado por malévolo inquisidor de nombre Diego Fernández de Ceballos. Sefami nos narra su trágica historia con el idioma como máxima (y única) arma.

La obra, desarrollada en el contexto del Siglo de Oro, desencadena un carnaval de palabras desde el segundo uno, cuando nuestro valiente protagonista se presenta ante nosotros. El guión explota al máximo el profundo universo del español: el elegante, el coloquial, el churrigueresco, el poético, el guarro, el complejo y el simple.

Divino Pastor Góngora es una fiesta de fonética, de conjugaciones, de expresiones; una obra que nos recuerda que nuestra lengua madre, en muchos sentidos, es el idioma más hermoso del mundo.

El canal por el cual fluye esta orgía lingüística, es un enorme actor con más de 40 obras y 70 películas en su monstruoso currículum. José Sefami da cátedra actoral durante 80 minutos. Canta, baila, imita, corre, grita, susurra, se burla y bromea; todo mientras interpreta a 12 personajes y expone un guión complejísimo. Sefami realiza un esfuerzo físico e intelectual extenuante, digno de elogio y algo más.

La dramaturgia virtuosa de Jaime Chabaud, es complementada por la firme dirección de Mauricio García Lozano; la cereza del pastel es una puesta en escena sobria, donde los elementos, la iluminación y el sonido apenas rozan el escenario.

La obra es esencialmente una comedia, sin embargo, no estamos ante un humor de carcajada fácil, Divino Pastor te mantiene con una sonrisa sostenida durante toda la función, la comedia ataca directamente a tu cerebro, no a tus vísceras.

Asistir un miércoles a las 8:30 pm al Teatro Helénico, les asegura experimentar teatro de primer nivel, una experiencia que equilibra de forma admirable el entretenimiento con el arte.

Después de ver Divino Pastor Góngora, tuve un deseo incontrolable de abrir un diccionario y recordar la importancia de la palabra en el arte. Ya lo dijo Mark Twain, “La diferencia entre la palabra adecuada y la casi correcta, es la misma que entre el rayo y la luciérnaga.”

Amén.

  • Teatro del Centro Cultural Helénico
  • Monólogo, Contemporáneo
  • Del 22 de septiembre al 19 de diciembre de 2018.
  • Dramaturgia: Jaime Chabaud.
  • Dirección: Mauricio García Lozano.
  • Elenco: José Sefami.
   
Artículo Anterior

Premios Fénix

Artículo Siguiente

RICARDO III, versión 0.3

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *