2
Shares
Pinterest Google+

“Una vida sin libertad no es vida”

Más de medio año ha transcurrido desde que Ignacio Ferreyra presentó Concerniente al Albedrío en el Hormiguero, un grito de protesta contra la violencia a la mujer que impera en este país. En estos meses vertiginosos el país ha sufrido frenéticos e inesperados cambios debido a la pandemia que azota a la humanidad. 

Los recintos teatrales cerraron y abrieron intermitentemente, la ola de contagios azotó a una indefensa y confundida población, los incendios devoraron vastas áreas verdes mexicanas, la férrea lucha por un puesto político inició… en fin, muchas cosas han cambiado en este ecléctico país, muchas cosas excepto la perenne violencia contra la mujer que se ha afianzado con fuerza en las raíces de un México que despide sangre inocente.

Es por ello que, hoy más que nunca, el regreso de una obra como Concerniente al Albedrío se vuelve necesario para evitar enterrar este ignominioso problema en la apatía de una indiferente sociedad. El Teatro La Capilla presenta la segunda temporada de esta obra que, con firmeza, denuncia la realidad adversa a la que se enfrentan las mujeres día a día en un México misógino que las devora con miradas flagelantes y no les permite ni un segundo de respiro.

Daniela Palao y Nalleli Montero protagonizan esta obra inspirada en un caso de feminicidio real. A través de esbozos que retratan la cotidianeidad y “normalidad” de una mujer mexicana, la obra evidencia las múltiples formas que la violencia ha adoptado para apoderarse del cuerpo, mente, libertad y vida de la mujer. Las actrices muestran su cuerpo para reapropiarse de él, para mostrar las cicatrices que las punzantes miradas incógnitas les han causado, para desexualizarlo y demostrar la aberración inherente a la dominación de un hombre cuyas diferencias con la mujer son mínimas, exiguas. 

Las sombras se apropian del escenario, dominan y asfixian a una mujer que corre hacia un callejón sin salida, que busca caminos que inevitablemente la llevarán al mismo destino. Los trazos de las actrices son fuertes, firmes, rápidos, recorren palmo a palmo el escenario sin poder escapar del círculo de violencia que las oprime. Su única arma para no perecer en el olvido es su voz, esa voz lastimada que se niega a ser silenciada, esa voz que denuncia y somete al silencio para exigir libertad, justicia, equidad.

Concerniente al Albedrío no es una obra que compadezca a la mujer o que la condene a un papel de víctima, el punto fuerte de esta obra es que realiza un análisis de este fenómeno de violencia contra la mujer. En primer término lo evidencia, encara al espectador para hacerlo consciente de su responsabilidad en este problema; posteriormente, busca llegar al fondo de las causas que fomentan este irracional juego de poder; disecciona los argumentos que el sistema dicta para sustentar la supuesta inferioridad de la mujer para demostrar que éstos son absurdos.

Una pantalla domina el centro del escenario y funge como ese ojo devorador que consume a la mujer para condenarla al olvido. Los videos que se proyectan son un eco de las denuncias que Daniela y Nalleli hacen valer a lo largo de la obra, a través de ellos se hacen presentes las sombras que acosan, la mutilación del cuerpo femenino y su monopolización, el acecho latente de un ave de caza que busca devorar a su presa.

La trascendencia de Concerniente al Albedrío radica en el hecho de que no se restringe a la denuncia necesaria de la violencia que padece la mujer en México, sino que le da voz a ésta para negarse a ser partícipe de este círculo de poder que la somete. Muestra la fuerza que tiene la mujer para reconquistar su cuerpo, su voz, su libertad. Esta obra se presentará el 12, 19 y 26 de mayo a las 20:00 horas en La Capilla Teatro con 22 espectadores y, al mismo tiempo, se transmitirá vía online.

   
Artículo Anterior

TIEMPO SUSPENDIDO: UN EXTRAÑO ¿DON?

Artículo Siguiente

FRASES MEMORABLES DE MAMÁS EN EL CINE Y LA T.V.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *