0
Shares
Pinterest Google+

Dirigida por Rodrigo Ruiz Patterson y protagonizada por Adrián Rossi, Sophie Alexander-Katz y Fabián Corres, Blanco de Verano es parte del ciclo de Talento Emergente de la Cineteca Nacional. Esta cinta, nos muestra el encuentro de un adolescente con una figura paterna y la falta de madurez emocional para manejar a la nueva pareja de su madre. 

La película comienza con Rodrigo, el protagonista, quien va con su madre, Valeria, a dormir en una situación que sugiere una extraño complejo de Edipo. Poco a poco vamos siguiendo su convivencia diaria, una relación en la que comparten su intimidad e incluso hábitos como fumar, pese a que para un chico de 13 años no es nada aconsejable.

Valeria es madre soltera y la relación del padre de Rodrigo con ambos parece estar muy lejos de ser buena. Todo cambia cuando ella sale una noche de fiesta y regresa a casa con Fernando. Como era de esperarse, las rutinas se transforman y el lugar en la cama que, en ocasiones, le pertenecía a Rodrigo junto a su madre está ocupado por alguien más.

Fernando va adentrándose en la vida de la familia y su presencia llena de celos a Rodrigo quien no tolera que su madre destine más tiempo a otro hombre. El equilibrio de su hogar se ha roto poniendo a prueba la tolerancia y madurez de Rodrigo.

Como sucede en las familias reconstruidas, Blanco de Verano propone adultos dispuestos a hacer que la nueva situación funcione, el conflicto se presenta más bien en la resistencia al cambio, el territorio que se defiende, pero también en la falta de límites.

Así Rodrigo Ruiz Patterson empieza un juego de rivalidades, de acciones desafiantes por parte del joven. Un trazo que nos recuerda a Mommy de Xavier Dolan y por supuesto, el parecido físico del protagonista también nos remite de manera directa a la que probablemente fue el mayor referente de esta cinta: Los 400 golpes de Truffaut.

El director le concede a Rodrigo un refugio, una caravana en un deshuesado que funge como metáfora de su interior. Uno que él pretende cuidar y habitar, pero que sin la guía ni experiencia termina creando soluciones temporales. 

Blanco de Verano nos cuenta una historia en la que la ausencia de la figura paterna en un hijo, y el paso entre infancia y adolescencia es difícil tornándose en ocasiones violento y peligroso si no se maneja de la manera adecuada.

Blanco de Verano  ha sido premiada con la Biznaga de Oro a la Mejor Película Iberoamericana, Biznaga de Plata al Mejor Guion y al Mejor Actor de Reparto (Fabián Corres), Premio al Mejor Guion en el Festival de Cine de Lima PUCP y ha formado parte de múltiples selecciones oficiales y festivales alrededor del mundo. Puedes consultar su programación en la página de la Cineteca Nacional.

   
Artículo Anterior

Amenaza bajo el agua

Artículo Siguiente

NEVERMIND

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *