0
Shares
Pinterest Google+

Carlos Armella nos presenta en conferencia de prensa su nuevo bebé: Ánimo Juventud, proyecto que escribió y dirigió dando como resultado una película que relata las adversidades, el dolor y las contradicciones que implica ser joven en el mundo en pleno siglo XXI.

Cuatro jóvenes de la Ciudad de México transitan hacia la vida adulta: Martin, enamorado de una chica a la que apenas conoce; dulce, dura por fuera, tierna por dentro, Daniel, que será padre adolescente y Pedro, un niño harto de los adultos. Armella menciona que escribió esta historia con una intención detrás de los adolescentes “parte del conflicto de juventud que viven estos personajes es: quiero tomar mi camino, pero terminó adaptándome al de los adultos. Quise plantear personajes en una historia que atraviesan un episodio complicado cada uno de ellos a su manera, pero lo que los saca adelante es ese espíritu de soñador, rebeldía y juventud”.

Mario Palmerín habla de la conexión que tuvo con su personaje Daniel, quien creció cerca de la paternidad temprana al ver como sus amigos cargaban con esta responsabilidad a su corta edad “lo que mucha gente no ve en esos casos es que prácticamente estás obligado a dejar de ser un chavo, teniendo que dar el salto bruscamente hacia la vida adulta, normalmente no se cuenta con una persona que los guíe o apoye en el camino. Fue un reto interpretar a Daniel que es músico, tuve que aprender a tocar la trompeta, el personaje considero que es una bomba de emociones, aunque en pantalla se ve como algo cómico, es una realidad que un joven de 18 años enfrenta, y la gente va a conectar con eso.”

El actor dijo sentirse muy feliz y orgulloso de cómo es que su personaje siempre buscaba hacer las cosas de la manera correcta, con lo que espera lograr tocar el corazón de los jóvenes “la honestidad es algo que tengo en común con Daniel, siempre he intentado hacer las cosas bien, estamos en una sociedad en la que lamentablemente muchas veces te trae consecuencias negativas hacer lo correcto, considero que eso es algo que viene de casa, la gente no está acostumbrada al cien por ciento a ver una persona honesta, y mi personaje siente que a lo mejor sus decisiones no van a aportar nada, pero al final de cuentas es como el granito de arena, que puede servir como ejemplo a los demás.”

La actriz Daniela Arce platicó como fue desarrollar su personaje, logrando matices que construyeron la fachada que escondía sus verdaderos sentimientos, durante la construcción de su personaje, Arce vivió un proceso de autodescubrimiento “intérprete a Dulce en un momento de mi vida en el que me sentía muy enojada así como ella, las dos pasamos por una situación muy parecida, perdimos a nuestra mamá cuando éramos adolescentes, este duelo marcó mi personalidad después de la adolescencia, es justo en esta etapa cuando formamos nuestra personalidad, el hecho de que exista tanto dolor en el camino te hace crear una coraza, pero finalmente necesitas salir, porque no puedes vivir triste y enojado toda la vida.”

Arce habló del mensaje tan poderoso que la película trae, y como es que puede llegar a transmitirse a todo aquel que disfrute del filme, “es como algo transformador en la sociedad, muchas veces nos falta ese impulso que nos diga sigue tu corazón, ¡ánimo juventud!, que a veces es un poco sarcástico porque el mundo parece que se va a acabar, pero ese ánimo a veces es lo que hace falta para vivir dentro de una sociedad tan violenta y corrupta” menciona la actriz.

Rodrigo Cortés, por su parte nos habla de su personaje y cómo es que los jóvenes experimentan justo esta emoción de enamoramiento con tan solo ver un par de veces a una persona, “conecte con Martín de una manera muy especial, me conmueve tanto el saber que podemos ser jóvenes, seguir adelante y echándole ganas a lo que te gusta y te motiva, considero que el problema principal de mi personaje era la falta de amor propio, lo que lo llevó a atravesar varias tragedias, el mensaje que estoy dejando con Martin es: aprende a quererte y luego aprendes a querer a alguien más.”

Iñaki Godoy con su personaje de Pedro fue sin duda quien captó todos los reflectores, al hablar un idioma particular dentro de la película, “no siempre te toca un personaje con una cualidad tan particular, el idioma así como lo ven tenía su lógica, sus reglas y su pronunciación, era un lenguaje bien hecho; fue difícil en algunas partes, sobre todo cuando tenías que aprenderte textos de esta lengua desconocida, encontrando la manera de expresar sentimientos sin usar palabras que la gente ubicara, y sin duda alguna fue un proceso que disfrute mucho, estoy agradecido con la película por haberme dado esa oportunidad que como actor me enseñó mucho.”

Godoy se mostraba feliz y muy satisfecho con el trabajo realizado para la pantalla grande, mostrando seguridad al saber que el público conectará de una manera muy bonita y única con su personaje “toda la filosofía de Pedro y sus motivaciones de porqué hace lo que hace está abierto a la interpretación de la gente, y para mi eso es algo extraordinario, un personaje que sea tan abierto y particular me deja con una gran satisfacción”.

El director Carlos Armella contó cómo fue la osadía de buscar el soundtrack perfecto para la película, buscando en el camino estas canciones que le dieran identidad a ¡Ánimo Juventud! “desde el guión empezamos a buscar referencias musicales, Carlos Mier con su proyecto llamado The Morck Project era el encargado de musicalizar el filme, empezamos a pensar de la manera de instrumentar a cada personaje, para que cada uno tuviera un sonido en particular, nació muy temprano la idea de invitar a otros artistas e intérpretes, entre ellos Dulce María, para formar parte del proyecto, algunos de ellos con canciones originales. Me parecía muy importante construir un puente musical entre mi generación como realizador, los actores con sus personajes y el público al que va dirigido la película. La música es un lenguaje extraño y abstracto que nos puede unir.”

Ver historias tan reales y que lleguen al corazón de la manera en la que lo hace Carlos Armella con esta cinta es poco común, pero sin duda alguna el cine mexicano cada día toma más fuerza, y debemos apoyarlo, disfrutar del talento nuevo y fresco, así que no se pierdan el próximo 23 de septiembre ¡Ánimo Juventud! en todas las salas de cine de la CDMX, consuman local y disfruten de este largometraje que los hará pasar un rato agradable y reflexivo.

   
Artículo Anterior

Talento emergente: Temporada

Artículo Siguiente

Amenaza bajo el agua

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *