0
Shares
Pinterest Google+

El 28 de octubre se celebra el Día Mundial de la Animación para conmemorar que en el Museo Grevin de París, en 1892, el eminente Émile Reynaud proyectó públicamente tres pantomimas que marcarían el inicio de un estilo inigualable.

Gracias a la iniciativa de la Asociación Internacional de Films de Animación (ASIFA), se acordó que a partir del 2003 se considere como el Día Mundial de la Animación, en honor a quienes se han dedicado a plasmar un mundo imaginario.

El mundo de la animación es un espacio en el que se puede cumplir todo aquello que no se puede presenciar en la vida real, es para echar vuelo a la imaginación y convertirlo en algo inmersivo, disfrutable.

También es un reto para los artistas crear atmósferas innovadoras, retadoras, cada animador tiene el objetivo de rascar en los rincones de la creatividad, dejar salir un pedazo de su compleja mente, transformarlo y compartirlo ante el público.

La animación es hacer sueños realidad, también pesadillas, son eventos que no podemos ver en el plano de lo real, escenarios escritos vueltos imágenes en movimiento, es todo lo que el individuo no puede vivir en carne propia pero necesita para satisfacer su necesidad de magia.

En las caricaturas, el cine, los videojuegos, los comerciales, la animación se ha vuelto una constante en el planeta, y los más agradables se convierten en personajes emblemáticos que pueden trascender hasta quedarse en la realidad, existiendo miles de ejemplos.

Gracias a todos los animadores que nos llevaron a otros mundos y nos hicieron volar, su ingenio y creatividad serán recordados por siempre.

   
Artículo Anterior

Menéndez: El Día del Señor estrena este 30 de octubre

Artículo Siguiente

Cynthia Alesco: De Brutas Nada

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *