0
Shares
Pinterest Google+

El director Pedro Costa, uno de los mayores representantes del cine portugués y quien adoptara el estilo del novo cinema portugués, presenta Vitalina Varela, cinta que funciona dentro de su sentido estético y narrativo, casi como secuela de Caballo Dinero (2014).

‘Vitalina Varela’ es una mujer, proveniente de Cabo Verde, quien llega a Lisboa debido a la muerte de su esposo. En el lugar, comienza a escuchar historias sobre su marido y a reflexionar los hubiera y los posibles escenarios a lado de éste, así como recuerda parte del infierno que vivió debido a él.

Con varios premios en su haber (Asociación de Críticos de Chicago, Festival de Locarno y Mar de Plata), así como gozar de ser seleccionada para el Oscar 2021 a Mejor película extranjera, Vitalina Varela tiene marcados una gran variedad de estilos gracias a su creador: a nivel fotográfico, y con claroscuros predominantes, la película nos ubica en el cine noir de los cuarenta; la estética, dada por los ambientes y la simbólica decoración, aprovecha para explorar ascetismos y explotar el estilo del novo cinema portugués, sin dejar nunca de lado al expresionismo y parte del neorrealismo.

Esta cinta portuguesa, no sólo tiene gran valor estético y técnico, ya que su narrativa posee atributos inmejorables y si bien, nunca busca encontrar respuestas a preguntas de carácter ontológico, sí pone sobre la mesa el pensar de sus personajes con respecto a traumas eternos. Entre los temas que destacan está la migración y la dificultad por convivir sin conocer el idioma, el sistema económico, e incluso las costumbres del lugar de llegada; por otro lado, la desgracia y la tragedia son aspectos constantes en la construcción de este universo, apoyados con soliloquios potentes y actuaciones que borran por momentos la línea entre la ficción y la “realidad”. 

Vitalina, interpretándose a sí misma, representa a todas esas mujeres ultrajadas y engañadas por los sistemas y, sin embargo, sigue de pie para contar su historia y su percepción de la vida y de la muerte. No tiene miedo en externarle a los de su alrededor sus miedos, sus arrepentimientos, ni de recordar los aspectos rotos de su existencia. 

Pedro Costa construye un filme exigente en forma y fondo, que danza entre lo onírico y lo real, así como hace gala de la pesadilla y lo tenebroso que puede ser el descubrir y enterrar a nuestros demonios. Vitalina Varela es un ritual escabroso y poco convencional hacia la muerte, la vida y el amor, y que sin duda es una de las imperdibles de este 40 Foro Internacional de Cine en la Cineteca Nacional. 

Consulta los horarios para Vitalina Varela aquí.

   
Artículo Anterior

BULE BULE, EL ESPECIAL

Artículo Siguiente

MÉXICO Y PERÚ JUNTOS EN LA FIL DE GUADALAJARA

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *