0
Shares
Pinterest Google+

Por: Vianey Luna

El enigma es lo que rige gran parte de la vida, nunca sabemos lo que nos depara el destino. Son las grandes vivencias: lugares, personas y situaciones las que definen nuestro futuro, pero es sin duda aquel gran amor el que puede cambiar nuestra vida para bien o para mal.

Variaciones Enigmáticas es una obra escrita por Éric-Emmanuel Schmitt y dirigida por Manuel González Gil; en ella se cuenta la historia de Erik Larsen (Jorge Salinas), un profesor de música que se hace pasar por un periodista para acercarse al famoso escritor Abel Znorko (César Évora), un Premio Nobel de Literatura.

Solo en una isla de Noruega, Znorko, es visitado por Larsen, interesado en conocer la historia detrás de su último libro “Un amor inconfesable”. El músico también tiene el objetivo de confesarle que ambos se enamoraron de la misma mujer, quien falleció diez años atrás a causa de cáncer de pulmón.

La novela de Znorko es un relato construido mediante cartas de dos amantes. Eric Larsen insiste en que la historia que cuenta Znorko está basada en una vivencia personal pese a las negaciones del escritor. Conforme avanza la charla y la trama, se revelan verdades sobre un viejo amor por parte de Abel Znorko: una mujer que fue esposa de Larsen.

Como escenario tenemos el estudio de un escritor que vive en soledad sin contacto con el mundo real, la postura de Znorko respecto al amor es una perversión del sexo, una especie de esclavitud, cuando él se enamoró se dio cuenta que las caricias lo alejaban cada vez más de su amada.

Un elemento vital de la obra es la iluminación, que refuerza el mensaje cuando los protagonistas dicen sus diálogos. Con un juego de sombras y luces se crean momentos a veces de  tensión, a veces de tristeza y ayudan a que el espectador se convierta en un partícipe de la historia.

La puesta en escena habla del amor en todas sus posibilidades e imposibilidades. A través de diálogos concisos es posible recrear todas las situaciones que los personajes describen, y encontramos el lado oscuro del amor, ese lado que nunca se muestra, lleva a los espectadores a sentir las emociones.

Una obra que tiene todo para entretener a su audiencia: dosis de comedia, drama y suspenso. Conforme avanza la trama, la atmósfera se torna oscura, y desemboca las más desgarradoras revelaciones, así el espectador nunca sabe cuál es el rumbo de la historia, altamente recomendable.

   
Artículo Anterior

Creatividad e ingeniería: el arte de Theo Jansen

Artículo Siguiente

Sesiones Bogart: 62 Muestra Internacional de Cine ¿Qué ver y que no?

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *