0
Shares
Pinterest Google+

Alfred Hitchcock decía “Imagínese a un hombre sentado en el sofá favorito de su casa. Debajo tiene una bomba a punto de estallar. Él lo ignora, pero el público lo sabe. Esto es el suspense”. El cineasta comprendía bien el género y no en balde lo llamaron el maestro del suspenso.
Saber qué puede pasar en la siguiente secuencia de un film no es sinónimo de predecible, son el ritmo, la tensión y la emoción en el espectador los elementos que hacen del suspenso un arte. De esta manera Martin Zandvliet convierte a Under sandet en una película que nos mantiene al borde de las butacas; entrega una obra digna de cualquier premio o nominación.

Bajo la arena, como se tituló en español, narra la historia de los jóvenes soldados alemanes que tras la guerra fueron obligados a desactivar minas ocultas en la costa danesa. Una visión distinta de un momento histórico abordado en múltiples obras tanto el cine como en otras artes. Zandvliet tiene una nueva versión que contar, una donde por primera vez nuestra compasión será para los germanos.

Con una comprensión total del suspenso y de las palabras de Hitchcock, el director pone no una, sino miles de bombas a punto de estallar debajo de esos jóvenes soldados. Nosotros lo sabemos, pero no deja de sorprendernos en cada secuencia. Nos lleva de la mano a través de una historia difícil de ver, por más preparado que se esté el espectador debe confrontar la dureza de los hechos.

El mensaje que Zandvliet nos deja, no es sobre la guerra ni los nazis, nos habla sobre nuestra naturaleza desde lo más salvaje. Encuentra en el ser humano una esencia de desesperación, de rencor y una sed de venganza que siempre encuentra una justificación para ser liberada, porque la moral y la racionalidad nunca son suficientes para contener ese instinto.

Por momentos, el cineasta nos engaña y nos hace pensar, como muchas otras cintas, que siempre hay cabida para el perdón; que aún hay almas bondadosas que pueden recular y cambiar el destino. Justo, en ese momento de esperanza nos vuelca en un giro que nos hace sufrir junto a cada personaje.

Bajo la arena es una historia sobre Dinamarca haciendo “justicia” sobre las atrocidades cometidas por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, sin importar que las consecuencias deban ser pagadas por inocentes, como dicen por ahí “no se  trata de quien la hizo, sino de quien la paga”. Sin duda una joya que forma parte de la 62 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca.

  • Under sandet (Land of Mine)
  • Dinamarca, 2015
  • Director: Martin Zandvliet
  • Guión: Martin Zandvliet
  • Con: Roland Møller, Louis Hofmann, Mikkel Boe Følsgaard, Laura Bro, Joel Basman.
  • Duración: 100 min.
   
Artículo Anterior

FeNaL 2017: Pepe Gordon y el inconcebible universo

Artículo Siguiente

FeNaL 2017: Contradicciones y emociones de la figura humana

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *