0
Shares
Pinterest Google+

¿Cuántas veces no hemos deseado ser diferentes? ¿Cuántas veces hemos sentido cierta vergüenza por los comportamientos extraños de nuestra familia? Aunque parezca cruel, la realidad es que todos, en por lo menos alguna ocasión, hemos estado en esa situación pero en ningún momento significa que nuestro amor por esos seres con los que compartimos sangre no siga ahí, latente y fuerte.

Por cada situación vergonzosa en la que desearíamos desaparecer de la faz de la tierra, se presentan miles de oportunidades que ponen a prueba nuestra capacidad solidaria para fortalecer los lazos con nuestros seres queridos. Justo así es la historia de la familia Patar, una familia que, al igual que muchas, lucha por salir adelante, que se ama y que trata de superar los obstáculos de la vida.

El primero de ellos e incluso el más duro, es la muerte de la madre Patar. Con su partida dejó un gran vacío en su esposo e hijas Janis y Mercredi, pero también un legado de ideales, de optimista así como un gusto desmesurado por David Bowie. Con su dolor y la creencia de que el mundo puede ser un lugar de sueños, Denis Patar se dedica su vida a hacer de este planeta un lugar feliz para sus pequeñas.

Sin embargo, ellos aprenderán la lección a la que todos nos enfrentamos: la vida no es fácil. Con un sistema empeñado en separar a la familia ellos aprenderán que cada piedra en el camino no es más que una oportunidad para reforzar su amor. El dramatismo de una hija que quien padece síndrome de Tourette, de la falta de dinero o un trabajadora social que sin tener una familia quiere imponer un modelo de perfección pasan como una bocanada de esperanza ante el humor sutil pero humano que se presenta en la cinta.

El cine francés se ha definido a través de una polarización de opiniones o clichés que lo tachan de lo snob y pretencioso hasta la boba comedia romántica, pero en él también podemos encontrar joyas de todo tipo; desde la filmografía de Francois Truffaut, Robert Bresson o Jacques Tati hasta Intouchables o The Artist. Si bien no se puede equiparar a Una familia peculiar con lo títulos que se han vuelto clásicos, no se trata del Oppenheimer Blue, pero sin duda es un pequeño brillo en medio de una cartelera que empieza a sacar los grandes títulos.

Después de los refritos y, como dice un amigo, tostones de verano, por fin septiembre y el Tour de Cine Francés traen consigo el inicio de los estrenos en México que va haciendo interesante la cartelera para los amantes del séptimo arte.

  • Cigarettes et chocolat chaud
  • Director: Sophie Reine
  • Guión: Sophie Reine
  • Con: Camille Cottin, Héloïse Dugas, Gustave Kervern, Fanie Zanini
  • Francia, 2016
  • Duración: 98 min.

 

 

   
Artículo Anterior

Tesoro

Artículo Siguiente

Letras para no olvidar

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *