0
Shares
Pinterest Google+

¿Te imaginas lo que harías si algún ser amado desapareciera? ¿Hasta dónde llegarías al tratar de encontrarlo? Y si en el camino, descubrieras a un ser distinto al que creías conocer, ¿cambiaría algo?

Preguntas más fáciles, ¿piensas en la trascendencia de cada día? ¿Lo vives como uno más de la cuenta? Alejandro Ricaño y Luis Eduardo Yee exploran la idea en Tal vez mañana sea un día cualquiera puesta en escena que se estrenará el próximo 17 de mayo en el Teatro Milán.

Foto de Itzel Noguez

La obra cuenta la historia de Ema, una joven que despierta tras su fiesta de cumpleaños para darse cuenta que su novio Nico, ha desaparecido. Su búsqueda de respuestas la llevará a desatar una serie de “verdades”, algunas incómodas, otras parciales pero todas con consecuencias.

Si bien Ricaño suele debatir su teatro en sucesos cotidianos para abordarlos con cierta profundidad, esta vez también retoma lo banal para advertir de sus peligros. Tal vez mañana sea un día cualquiera flota entre el amor, la amistad y la solidaridad a la par de la corrupción, la ética, la labor periodística y la honestidad.

Foto de Itzel Noguez

En el escenario ironía tras ironía le dan agilidad a la trama en una tarima que gira más allá de servir a la escenografía, es un refuerzo del estilo narrativo de la obra. Los puntos de giro acontecen de manera natural, sin darnos cuenta llegamos comenzamos a sacar deducciones propias, queremos ser de ayuda para nuestra protagonista, Ema interpretada por Sara Pinet, quien repite mancuerna con Ricaño.

La pieza incluye un easter egg al incluir a un personaje que habla con Ema por teléfono, de nombre Lola, tal como la Lola de El amor de las luciérnagas. Detalle que aunque poco aporta a la historia es un gesto que contribuye a forjar el estilo y trayectoria del director.

Foto de Itzel Noguez

Asimismo, Paula Watson lleva la consigna de ser el adorable y simpático personaje secundario, responsable de los chistes que rompen tensión y aligera la temática. Junto a Luis Eduardo Yee nos entregan las escenas más cómicas de la obra.

Al cast se unen David Calderón y Horacio Trujillo, ambas también cumplen con su cometido de una interpretación que se despoja de cualquier exageración, para mantenerse en un tono familiar. De esta manera, lo que nuestros ojos ven parece ser mucho más cercano de lo que se pensaría.

Foto de Itzel Noguez

Ricaño ha mostrado facilidad para este tipo de historias, sus montajes bien podrían ser la anécdota de una cena familiar, algunas veces se trata de sucesos extremadamente dolorosos, otros son sólo acontecimientos necesarios de la vida, recuerdos lindos que nos permiten crecer en el caso de al vez mañana sea un día cualquiera el dramaturgo decidió mantenerse en los límites de ambos para traer a la cartelera otra pieza imperdible.

Tal vez mañana sea un día cualquiera se presentará todos los fines de semana hasta el 14 de julio.

  • Teatro Milán, Foro Lucerna
  • Drama
  • Del 17 de mayo al 14 de julio de 2019.
  • Dramaturgia: Alejandro Ricaño y Luis Eduardo Yee.
  • Dirección: Alejandro Ricaño
  • Elenco: David Calderón, Sara Pinet, Horacio Trujillo, Paula Watson, Luis Eduardo Yee.
   
Artículo Anterior

¡El Mejor Rescate Histórico!

Artículo Siguiente

(In)Visible: el arte de la enunciación

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *