0
Shares
Pinterest Google+

Tratando de minar el dolor que le causó la muerte de Tony Stark, Peter Parker decide tomarse unas vacaciones en Europa con su clase, en donde desea olvidarse por un momento de sus responsabilidades como superhéroe y enfocarse en conquistar a Mary Jane. Sin embargo, un insistente Nick Fury, un nuevo superhéroe de otra dimensión y el ataque de los Elementales, obligará a que el héroe arácnido entre en acción.

Spider-Man: Far from home (lejos de casa), última película de la tercera del Universo Cinematográfico de Marvel, se sitúa en un tiempo inmediato a la destrucción de Thanos y el regreso de la mitad de la población que había desaparecido. En este cinta se presenta a un Peter Parker abrumado por la presión que significa heredar el peso que dejó Iron Man tras su muerte, por ello decide olvidarse de su rol de superhéroe, dedicarse a su vida personal y disfrutar de Europa.

El viaje al viejo continente se ve interrumpido abruptamente por Nick Fury quien obligará Spider Man a pelear contra Los Elementales, seres que toman forma de uno de los cuatro elementos (tierra, agua, fuego y viento) y cuyo objetivo es destruir el planeta Tierra. Peter no estará solo, pues Misterio, un superhéroe que proviene de un universo alterno que fue destruido por los Elementales, peleará su lado.

Después de derrotar a estos seres, el espetado es testigo de las intenciones de Misterio, mismas que detonan en un segundo y tercer acto vertiginoso en el que el valor de Parker como superhéroe se pondrá a prueba.

* * *

Esta cinta, dirigida por Jon Watts está hecha para un público adolescente, pues los problemas que presentan los personajes son análogos a los de cualquier adolescente promedio. El error está en que trata cada problema de manera superficial y el uso excesivo de gags durante toda la historia impide que exista empatía para con la situación de cada personaje y arco de transformación de éstos es prácticamente nulo.

Los paisajes europeos son poco aprovechados en la fotografía, pues el director se limita a contextualizar las acciones con pequeñas referencias a Venecia, Praga, Londres o el lugar en el que la acción se desarrolla, sin explotar los lugares icónicos de cada uno de ellos. Pocas tomas en este rubro son dignas del aplauso, como la realizada en un campo de tulipanes en Holanda, que muestra el potencial que los lugares aportaron a una fotografía que desperdició locaciones de gran interés. En contraste, la música sí logra que el espectador se interne en el escenario europeo, el uso de la música tradicional de cada lugar al abrir la primera escena es perfecto.

Otro rasgo a destacar del filme son los impactantes efectos especiales, el juego que se realiza entre la realidad y los efectos que el vilano crea, generan la misma sensación de incertidumbre que tiene Spider Man. Las escenas de acción se encuentran muy bien diseñada y los movimientos de cámara las dotan de ritmo.

El primer acto de la película se vuelve cansado, pues se limita a presentar los problemas de los personajes en los que no se ahondarán más adelante en la historia. El segundo y tercer acto están cargados de dinamismo y cambios de giro abruptos que mantienen al espectador atento a cada detalle.

Spider-Man: Far from home es un buen cierre de la tercera fase del Universo Cinematográfico de Marvel, si bien el trabajo con los personajes es pobre. Las escenas de acción y el ritmo del filme logran paliar este defecto. Es imprescindible que el público vea las dos escenas post crédito con las que cuenta esta película, pues cambian el panorama de la misma.

  • Spider-Man: Far from Home
  • Estados Unidos, 2019
  • Director: Jon Watts
  • Guión: Chris McKenna, Erik Sommers (Personajes: Steve Ditko, Stan Lee)
  • Con: Tom Holland, Jake Gyllenhaal, Zendaya, Jacob Batalon, Marisa Tomei
  • Duración: 129 minutos
   
Artículo Anterior

A ocho columnas

Artículo Siguiente

HAMLET GARCÍA: LO ABSURDO DE LA COTIDIANIDAD

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *