0
Shares
Pinterest Google+

Soul, la cinta nominada a los premios Oscar, nos habla sobre la vida de Joe Gardener, un músico en Nueva York que busca el éxito dentro del mundo de la música, a pesar de las críticas de quienes lo rodean, incluyendo a su madre. 

La vida de Joe da un giro cuando uno de sus ex-alumnos lo busca y lo recomienda para tocar con una jazzista muy famosa, Dorothea Williams, quien lo acepta tras una exitosa audición, lo que provoca que Joe salga eufórico de ahí y vaya por la calle sin fijarse en su alrededor, hasta que cae por una coladera y muere.

A partir de aquí la película nos transporta a una temática diferente y comienza el verdadero objetivo de la obra. Joe se encuentra en un limbo entre el gran antes y el gran después, lo que desatará en él un estallido de conflictos entre lo que debe y lo que quiere hacer. 

La película es fascinante y junto con su animación increíblemente creativa es capaz de transportarnos “al más allá” mientras disfrutamos de una banda sonora estelar. No está demás, enfatizar en el hecho de que el dúo entre Jamie Foxx y Tina Fey interpretando Joe Gardner y al personaje de 22 respectivamente, tiene química por todos lados.

Sin embargo, existe un pequeño conflicto con el filme, y es que el final no complace a todos. Para la mayoría todo pasa bastante rápido y se dejan de lado algunos detalles, como el qué pasó con 22 después de nacer. mientras que a unos tantos otros, les hubiera gustado ver un final alternativo con Joe tomando otras decisiones, como decidir morir en lugar de seguir con sus sueños. 

El asunto está en que esta película, como suele ser con las más recientes de la casa productora, no solo las mira un público infantil, sino uno más adulto con un ojo más crítico y expectativas más complicadas, lo que nos traslada a la esencia de la película y que la vuelve polémica y excepcionalmente buena, ya que si vemos el filme con ojos correctos, podríamos entender que se está narrando nuestra propia historia.

¿Cuántas veces no hemos querido hacer algo diferente? ¿Cuántas veces no quisimos dedicarnos a nuestros sueños? 

El público adulto se identifica mucho más fácil con el protagonista y las dualidades a las que se enfrenta a lo largo de la trama, pero no siempre simpatiza con las decisiones que el protagonista vaya tomando

En mi opinión, creo que la película está bastante equilibrada entre su desarrollo y el final que le pusieron. Aunque quizás hubiera estado bien que mostraran el desenlace de ciertos elementos dentro de la trama, la dirección que le dieron a los hechos fue la correcta para el público al que va dirigido originalmente y el mensaje que la película tenía intenciones de mostrar antes de ser lanzada.

   
Artículo Anterior

Relic: Herencia Maldita

Artículo Siguiente

“Noches” de Jonx

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *