0
Shares
Pinterest Google+

Ser fan de The Big Lebowski es cosa seria, no es un asunto de moda pasajera o pose hipster que te obliga a decir: “si weee, me gustan un chingo las películas de culto”.

Ser fan implica una serie de conocimientos específicos y en ocasiones extraños; desde lo más elemental, como que la película fue dirigida por los hermanos Coen y protagonizada por Jeff Bridges, John Goodman, Steve Buscemi, John Turturro y Julianne Moore. También sabrás, por supuesto, que este 2018 el filme cumple 20 años de edad.

La cosa se pone ligeramente más complicada ya que si eres fan, deberás conocer a fondo la historia y serás capaz de dar una reseña concisa y rica en contenido: The Dude, un bolichista desempleado, es confundido con el millonario Jeffrey Lebowski por un grupo de nihilistas. Después de ser aterrorizado por una marmota, The Dude, junto con sus compañeros Stanley y Dony, se verán obligados a entrar en una intriga digna de Raymond Chandler, a fin de descubrir el misterio del dedo faltante de Bunny y mientras tanto, vencer a Jesus -Yisus- en las semifinales del torneo de boliche.

Para considerarte un verdadero amante de The Big Lebowski, tendrás que asentir de forma segura cuando leas estos datos:

La alfombra de The Dude fue orinada.

No hay nada de qué temer con los nihilistas.

El software interactivo erótico es el futuro de las relaciones sociales.

Donny no está en su elemento.

Walter no bolea en el shomer shabbat.

The Dude ama a Creedence Clearwater Revival.

The Dude odia a The Eagles.

La obra artística de Maude Lebowski ha sido catalogada como fuertemente “vaginal”.

La revolución terminó y los vagos perdieron.

“Yisus” cumplió 6 meses de condena en Chino por exponerse ante un niño de 8 años, es un pervertido.

The Dude trabajó en la gira The Speed of Sound de Metallica.

La madre de Maude es ninfomaniaca.

Los hombres fuertes también lloran.

El cerebro es la zona más erógena del cuerpo -para algunos-.

El ruso blanco lleva vodka, licor de café, crema y hielos; se sirve en un vaso bajo y ancho.

Donny era un buen hombre y un buen bolichista.

“Nobody fucks with the Jesus”.

Si has llegado hasta aquí, sin duda eres un gran fanático, por lo que seguro te habrás reído a carcajadas con la traducción de The Dude en España y América Latina: “El Nota” y “El Fino”. Seguramente serás fiel seguidor de “La glesia del Dude de los Últimos Días”, una religión virtual con más de 50, 000 seguidores y también habrás investigado cómo asistir a “Lebowski Fest”, un evento originado en Louisville, Kentucky en el año 2002.

The Big Lebowski, una película eterna en su inagotable lista de referencias, diálogos, anécdotas y memorabilia; una película de la que no tengan duda, escribiré en su 40 aniversario.

Si eres fan de The Big Lebowski y te encuentras con alguien al que la película no le parece la gran cosa, o te dice que es una obra menor de los hermanos Coen, no te preocupes, sólo voltea, sonríe y dile:

“Yeah, well, you know, that’s just, like, your opinion, man.”

   
Artículo Anterior

Mi apuesta por la Suite de Jazz N.1 de Shostakóvich

Artículo Siguiente

The Post

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *