0
Shares
Pinterest Google+

Subidas, bajadas, extrema felicidad y mucha tristeza son sentimientos que nos acompañan diariamente a los seres humanos. Sin importar raza, edad, país de origen o profesión los sentimientos nos invaden y gracias a ellos hemos construido un sin fin de historias a lo largo de nuestra existencia. Historias que no tendrían vida sin la participación de las personas que se disponen a interpretar: los actores. 

Una voz agradable pero que demuestra un carácter firme, amable y tranquilo suena a través del teléfono, Ramiro Tomasini saluda con entusiasmo e invita a la plática; comienza ahí el descubrimiento de la historia del actor nacido en Argentina, llegado hace poco más de 14 años a la Ciudad de México en busca de oportunidades de trabajo, de mostrar su talento y el esfuerzo realizado. 

Ramiro Tomasini es un actor de teatro y televisión que tiene su propia historia que contar. De piel blanca y duras facciones, acompaña su cabello castaño con ojos nobles pero con el poder de cambiar en un segundo, la sonrisa ideal y un carisma que le permite hablar más allá de las palabras. 

Actor desde la infancia, época en la que recuerda disfrutar de todas las películas posibles y gracias a las cuales descubre su vocación. Un sueño que abraza y protege hasta la fecha y razón por la cual comienza sus estudios de teatro y modelaje en Buenos Aires y decide mudarse a México para continuar creciendo, y comienza a estudiar en el Centro de Formación Actoral. 

Con experiencia en teatro gracias a obras como: Solo 15 minutos o No eres tú, somos nosotras, Tomasini recuerda su paso por la actuación con mucho esfuerzo, trabajo y dedicación. Reconoce el valor del teatro para los actores y la importancia que tiene dentro de la formación de los mismos para conocer y reconocer las reacciones que la audiencia tiene con la interpretación individual y colectiva.

Inspirado en la dificultad que en este mundo representa el seguir tus sueños y no fracasar en el intento, el actor continúa haciendo castings y trata de no perder oportunidades, aprender de las experiencias y mejorar día con día la calidad de su trabajo para crecer dentro del medio. Un pensamiento que lo mantiene firme en cada decisión que toma. 

“O te trabas o sacas la escena adelante” 

A pesar de trabajar intercaladamente entre el teatro y la televisión, Ramiro asegura que una de las partes más complicadas de su carrera fue el inicio. Con momentos de duda e inexperiencia a los que tuvo que enfrentarse para demostrarle a quienes confiaron en su trabajo y a él mismo que podía construir una carrera sólida y dominar el escenario, así es como logró avanzar en el peleado mundo de la actuación. 

En su paso por el aprendizaje y consolidación de su carrera, el actor tiene muy presente que debe de demostrar con su trabajo de lo que es capaz. Tener la confianza y ganarse un nombre como actor no ha sido sencillo, sin embargo confiesa que lo importante es mantener la mente abierta y no enjuiciar a tus personajes, darles vida y justificarlos. 

Sin duda el paso de Ramiro Tomasini por la actuación en México es un ejemplo de la fortaleza que se requiere para poder conseguir un lugar en la lista de actores reconocidos dentro del medio. Él mismo acepta que dentro de las producciones hay mucha gente implicada, desde el creador de la historia hasta el público toman un papel muy importante dentro del producto final. 

El también actor de microteatro confiesa que esta vocación le ha cambiado la vida, que gracias a la creación de sus papeles ha podido ver los problemas de otra manera; entender que no todos tienen las mismas posibilidades y que hay que respetar la lucha que cada quien está sufriendo en sus hogares o en sus mentes. Además de aceptar que para él cada proyecto es un aprendizaje. 

Para Ramiro Tomasini el teatro es la base de la actuación. Pese a tener mucha experiencia en series televisivas como “Dos Lagos” o “El Dragón” asegura que siempre hay que regresar a la base y jugar con la actuación y la adrenalina de tener las reacciones en vivo; una adrenalina que, en palabras del actor, solo te la da el teatro. 

“La actuación es una carrera de necios” 

Inspirado en las películas que veía de niño y con Robert De Niro como su actor favorito, Ramiro dijo que tres de sus películas favoritas son: Una historia del Bronx, Casino y Quisiera ser grande, esta última con Tom Hanks como protagonista. Películas que podía ver en repetidas ocasiones y de las cuales tiene muchos buenos recuerdos de su infancia. 

Siempre con la vista hacía el frente es como el actor, que adoptó a México como su hogar y el lugar idóneo para forjar su carrera y lograr cumplir sus metas y sueños, ha dado pasos grandes dentro del medio, saltando de espacio en espacio y buscando la luz en la adversidad que representa el no siempre tener las mismas oportunidades de presentarse en los escenarios. 

Gracias a su experiencia y trayectoria Tomasini recomienda a los más jóvenes y a todos los niños que quieren dedicarse a la actuación buscar las oportunidades desde la infancia, encontrar el medio y estudiar desde niños para poder desarrollar todas las habilidades que, en sus palabras, son más sencillas de aprovechar cuando se es niño y se tiene una mayor capacidad de juego y de creación.

Así que no perdamos de vista esta trayectoria y recuerda que puedes encontrarlo en instagram como @tomasiniok para platicar sobre su personaje de Ángel en esta última serie El Dragón, la cual la puedes encontrar en Netflix.

   
Artículo Anterior

REGRESEMOS AL CINE CON EL CLUB DE LOS IDEALISTAS

Artículo Siguiente

Carlos Lenin: el cambio del paradigma de la violencia

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *