0
Shares
Pinterest Google+

Minotauro es una obra tan intensa, fuerte y especial que te obliga a prestarle atención, no solo por los importantes temas que toca, sino porque logras identificarte con más de una situación y una vez que recuerdas que estás presenciando pequeñas vivencias de varias personas en la cárcel quedas impactado.

Creí entender que era la libertad, pero después de reflexionar respecto a lo que logré ver me di cuenta que al intentar responder a las preguntas: ¿Qué es la libertad? ¿Yo soy libre? Descubrí que no tenía respuesta, cuestiones que Patricia Yáñez, la dramaturga y actriz quería dejar, pues en una entrevista nos compartió que ella logro entenderla hasta que se involucró con gente en situación de encierro.

Foto de Fernanda Martínez

Este proyecto comenzó en 2016, cuando presentó, la dramaturga, un proyecto en el cual planeaba visitar varios de los lugares en los que se encierra a la gente. Principalmente visitando el Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla; el Reformatorio San Fernando, especialmente con niñas; la prisión Tecate, Longo con hombres y el Centro Femenil de Reinserción Social “Tepepan” hace 4 años.

Todo lo presentado en la obra se construyó a partir de la experiencia que tuvo en las cárceles, desde testimonios, entrevistas e impresiones de la gente allí, hasta la manera con la que lograba comunicarse con ellas, pues las pequeñas partes en donde habla de la muerte y los recuerdos fueron inspirados en una prisionera en especial, pues era la única manera en la que podía comunicarse con ella.

Respecto a su experiencia en la prisión me comentó que no es como Hollywood nos la ha presentado, los “criminales” no están detrás de barrotes con sus trajes de rayas, sino que el sistema penitenciario de este siglo está diseñado para reivindicar al ser humano, prepararlo como lo hacen en una escuela (el centro femenil Santa Martha fue hecho por el mismo arquitecto de la UNAM y está diseñado a su semejanza) para hacer sentir al preso como si se estuviera formando de nuevo, para que al momento de salir se pudiera volver a incluir a la sociedad.

Foto de Fernanda Martínez

Destacando que apelan a las artes y a la cultura para regenerar al ser humano, algo que también necesitamos afuera, para regenerarnos y para acabar de construirnos como ser humanos.

La obra nos presenta a Tori, la cual nos encamina por su experiencia en el encierro. Mostrándonos el minotauro de nuestra sociedad, es decir, todo aquello que podría avergonzarnos, eso que tenemos escondido o reprimido, nos muestra a nuestra bestia interna.

Además que nos fuerza a ver cómo es peor para las mujeres, pues al momento en el que cometen algo no sólo se les hace un castigo a nivel institución, sino que también es a nivel familiar (ya que no las visitan, a diferencia de los hombres, para los que hacen filas inmensas) y personal, ya que ellas mismas se castigan al hacer algo malo.

Foto de Fernanda Martínez

Minotauro estará una corta temporada en el Foro Bellescene, todos los jueves a las 8:30 p.m. hasta el 18 de abril, el costo del boleto es de $120. ¿Cuáles son tus encierros, tus situaciones límite y tus propias bestias? ¡Si quieres obtener un vistazo a la vida en la cárcel y descubrir un par de secretos de la vida no te puedes perder esta gran interpretación!

  • Foro Bellescene
  • Contemporáneo
  • Dramaturgia: Patricia Yáñez.
  • Dirección: Patricia Yáñez.
  • Elenco: Patricia Yáñez.
   
Artículo Anterior

Francisco de Goya

Artículo Siguiente

Testosterona: #MeToo en el teatro

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *