0
Shares
Pinterest Google+

Entre su programación internacional, el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) presentó la nueva pesadilla noir del director americano Tom Ford, Nocturnal Animals. La película con matices de thriller y destellos de drama, dejó a más de un cronista con la boca abierta, incluído su servidor.

Nocturnal Animals se narra en tres dimensiones de espacio y tiempo, la primera pertenece al presente donde Susan Marrows (Amy Adams), es una artista vanguardista atrapada en la superficialidad de su negocio, su tensa calma es interrumpida por la aparición de su ex-marido, Edward Sheffield (Jake Gyllenhaal), cuya historia de amor con Adams se desarrollará en el segundo estado temporal: el pasado. Ford utiliza los flashbacks para explicar las motivaciones psicológicas de sus protagonistas.

El tercer nivel narrativo se encuentra en la ficción, Sheffield envía a Marrows el manuscrito de su última novela, en ésta, se desarrolla la historia de una familia que es aterrorizada por un grupo de asesinos desquiciados. Entre pesadillas, ensoñaciones y recuerdos, el personaje de Amy Adams nos cuenta una historia de terror americana.

A Tom Ford le estorban las etiquetas y le sobra estilo para narrar, en esta película conviven las atmósferas enfermizas de David Lynch, la tensión narrativa de Fincher, el realismo pesimista de la serie True Detective y el pulso dramático del Clint Eastwood de Mystic River. Apenas en su segundo film, Ford ha encontrado una voz propia, reconocible e inquietante, el realizador también ha demostrado un enorme temple para dirigir a sus actores y ha conseguido sacar lo mejor de su equipo.

El reparto de Nocturnal Animals merece atención aparte. Amy Adams con su belleza natural y su combinación de vulnerabilidad y carácter, muy a lo Meryl Streep, guía el arco narrativo de forma admirable. Para Jake Gyllenhaal sólo tengo halagos, su carrera ha tomado un curso fascinante y su rango actoral se eleva con cada presentación en pantalla, cada vez más actor, cada vez más hombre, por su parte, Michael Shannon ha construido un personaje secundario para el recuerdo: duro, cómico, trágico, heroico y absurdo, todo al mismo tiempo. Incluso el joven Aaron Taylor-Johnson ha sorprendido, demostrando que está listo para las grandes ligas, siendo capaz de crear un villano de escalofrío.

Atención, Ford levanta la mano para tomar la batuta del nuevo cine negro, varios pasos atrás de James Gray y algunos kilómetros rezagado aún de David Fincher, el cineasta ha puesto su nombre en la lista de espera de la grandeza y ha creado una película de gran altura estética pero sobre todo -y he aquí lo más importante- una historia bien contada, tensa, entretenida y al final misteriosa.

Otra feliz noche americana en FICM, una noche de animales y bestias, una noche de cine hecho y derecho.

  • Nocturnal Animals
  • Estados Unidos, 2016
  • Director: Tom Ford
  • Guión: Tom Ford (Novela: Austin Wright)
  • Con: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon
  • Duración: 115 min.

 

   
Artículo Anterior

Larraín poeta, Neruda cineasta

Artículo Siguiente

Eastwood, el imperdonable

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *