0
Shares
Pinterest Google+

Recientemente se estrenó en las salas mexicanas la nueva película de Nicolas Winding Refn, The Neon Demon. El film cuenta la historia de Jesse -bellísima Elle Fanning-, una aspirante a modelo que llega a la ciudad de Los Ángeles a probar suerte con su carrera. Esta corta reseña basta y sobra para describir el guión mínimo del demonio de neón, una película que basa su fortaleza en su poderío visual.

Winding Refn continúa con la estética de sus películas anteriores Drive y Only God Forgives; las luces neón, los ochenta, la sobre exposición de elementos, la puesta en escena aparatosa, lo artificioso, lo horroroso y lo bello siguen ahí, y de forma exponencial.

Visualmente no se le puede reprochar nada al director danés, The Neon Demon hipnotiza desde el segundo uno de metraje. Sus imágenes deslumbran y aciertan al presentar la frialdad, el minimalismo y la perfección artificial del mundo de la moda. Por momentos parece que se ha traído a la vida a una revista Vogue, y no me sorprendería que el storyboard de la película haya sido una revista Elle.

El problema principal, esencial diría yo, es que Nicolas Winding no ha filmado una película, sino un videoclip de una hora y media. La trama no se guía por una historia o un hilo dramático, funciona a partir del talento de su director de idear imágenes y de Natasha Braier, directora fotografía, para traerlas a la vida, esta lógica puede funcionar los primeros 30 minutos, 40 o 60 si el creador es realmente talentoso, sin embargo, ver imágenes aleatorias -por más bellas que sean- por más de una hora sólo te puede conducir a un terreno, el de la aburrición. La belleza del film tropieza con un guión incoherente y desencadena una serie de situaciones absurdas y grotescas.

El director de The Neon Demon cojea del mismo pie que Malick o Lynch, artistas tan eficientes para crear imágenes que se olvidan que el cine también es guión, también es historia y también es narrativa. Alguna vez el director Billy Wilder dijo: “Una vez me preguntaron: ¿Es importante que un director sepa escribir? Y yo respondí: No, pero sí lo es que sepa leer”. Quizá Refn no sea un buen guionista, pero podría poner en manos de un escritor eficiente, ese don de artesano de la imagen.

The Neon Demon posee una luz incesante, deslumbrante y hermosa, tan hermosa que a veces ciega y engaña a su audiencia, la estética que propaga es tan poderosa que por momentos olvidas que estás viendo una mala película.

  • The Neon Demon
  • Nicolas Winding Refn
  • Guión: Nicolas Winding Refn, Mary Laws, Polly Stenham.
  • Con: Elle Fanning, Jena Malone, Keanu Reeves, Christina Hendricks, Bella Heathcote.
  • Francia. 2016.

   
Artículo Anterior

El tesoro de la juventud

Artículo Siguiente

Pecar como el teatro manda

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *