0
Shares
Pinterest Google+

Fue mucho el furor que generó Luis Miguel, la serie. Domingo a domingo los mexicanos esperaban el estreno de un nuevo capítulo. Sin duda, fue el gran éxito del año para Netflix y estamos seguros que su temporada dos será tan bien recibida como la primera entrega.

La vida misteriosa que siempre llevo Luis Miguel y que con la serie quedó al descubierto hicieron que su público mostrara gran interés. Fue un boom total. “El secreto está en las ganas” y el cantante mostró las ganas de desnudar su vida ante un auditorio que siempre se había preguntado cómo era su día a día.

Luis Miguel: la serie | Netflix

Él, siempre tan reservado, recatado y cauteloso sorprendió con tan emocionantes escenas y pronunciamientos. El suspenso que transcurría entre cada capítulo semana a semana hizo que la gente estuviera a la expectativa y fuera el tema de conversación entre las familias. Las redes sociales lo apuntalaban como  trending topic  y cientos de memes nos daban los buenos días cada lunes.

Por su lado, el soundtrack hizo que la gente vibrara y recordara los tiempos que vivió a la par con las canciones de Luis Miguel; temas que hasta el momento siguen en las preferidas del público mexicano. Varias generaciones fueron cautivadas con la serie sin importar edad o clase social.

Luis Miguel: la serie | Netflix

Luisito Rey jugó un papel fundamental en la serie, logró que toda la gente lo odiara como lo hacen los auténticos villanos. En medio de una nueva tendencia orientada a antagónicos “más humanos”, el padre del cantante dotó de tensión dramática cada capítulo, aumentando la empatía del público con el Sol.

En el papel de víctima: Marcela. La mamá del protagonista fue una parte esencial que profundizó en la parte sensible de Luis Miguel, donde de verdad externaba sus sentimientos y mostraba esa parte que dolía y dolía mucho. Con esta figura, el mexicano dulcificó su personalidad y Netflix lo sacó de su papel de diva, al que nos tenía acostumbrados. 

Luis Miguel: la serie | Netflix

Algo que sonrojó al pueblo mexicano fueron las escenas candentes en las que Luis Miguel destapó algunos de sus amoríos. Y si bien ya lo conocíamos como todo un Don Juan, el morbo estaba en dotar de nombre y apellido a sus conquistas y, por qué no, a sus triángulos amorosos. 

El cantante ha tocado la gloria en su caminar y ha sido considerado el Frank Sinatra juvenil de México. Ha sido constante con la música y siempre ha conseguido el éxito y ahora con la producción de sus serie no fue la excepción.

Algunos dirán que fue una estrategia para traer de vuelta al Sol, pues tras la polémica cancelación de algunos de sus presentaciones, parecía que el artista ya no tendría mucho más qué ofrece. También se puede afirmar que sin importar si ése era o no el cometido, la plataforma de streaming lo logró. Y sin duda alguna ya todos esperamos el estreno de la segunda temporada. 

 

 

   
Artículo Anterior

Hablemos de amor

Artículo Siguiente

NOMINADOS A PREMIOS CARTELERA 2018

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *