0
Shares
Pinterest Google+

UN VIAJE CON LOS CINCO SENTIDOS AL CORAZÓN DE PORTOROSSO

La audiencia de Disney+ tiene una cita imperdible en el corazón de la paradisíaca Riviera italiana. Allí transcurre la historia de LUCA, la película más reciente de Disney y Pixar que estrenó en la plataforma y gira en torno a las andanzas de un niño que vive un verano inolvidable en el pequeño pueblo costero de Portorosso. Allí, Luca se embarca en aventuras increíbles llenas de gelato, pasta y motonetas, acompañado de su nuevo mejor amigo, Alberto.

La nueva película no sólo promete diversión e intriga -Luca y Alberto esconden un secreto: son monstruos provenientes de un mundo que se encuentra debajo de la superficie del agua- sino que además invita a la audiencia a disfrutar con los cinco sentidos de las maravillas que ofrece el Mediterráneo italiano, desde sus exquisitos platos e imponentes paisajes hasta el encanto de los habitantes de la zona.

Aquí, un juego de “realidad vs. ficción” para conocer los pueblos, los paisajes, la comida y la gente que inspiraron la historia y el aspecto visual de LUCA.

EXCURSIÓN A CINQUE TERRE

Para crear el mundo de LUCA, el equipo de producción hizo un viaje de investigación por la costa italiana, donde se empaparon de las características que el director Enrico Casarosa -oriundo de Génova, Italia- quería que estuvieran presentes en la película. Divididos en dos equipos, los realizadores pasearon por diferentes pueblos antiguos de zona la para experimentar sus texturas y sabores, interactuar con su gente, y llevar un poco de ese espíritu a la mesa de trabajo de LUCA.

Según la diseñadora de producción Daniela Strijleva, los viajes de investigación fueron valiosísimos. “Una cosa es ver fotos de Cinque Terre y otra muy distinta es estar allí. No solo ves la paleta de colores, sino la manera en la que el sol ilumina los edificios y el agua. El color del Mediterráneo, ese azul, es tan increíblemente profundo y maravilloso que es difícil describirlo. Cuando uno se sumerge, tiene esos tonos aguamarina que teníamos que poder reflejar. Y luego vas al pueblo con esos tonos cálidos… Realmente queríamos poder reflejar esa diferencia. Los edificios están en varias gamas de terracota, durazno y amarillo. Hasta estudiamos los rojos de tonalidades cálidas exactos de las Vespa de los años cincuenta y sesenta”, explica.

NACE PORTOROSSO

A partir de ese recorrido, el equipo dio vida a Portorosso, el pequeño pueblo ficticio de la costa italiana donde transcurre la historia. Inspirados en localidades antiguas como Vernazza, Riomaggiore y Corniglia -pueblos que integran la franja de Italia conocida como Cinque Terre- los realizadores replicaron en Portorosso la geografía, los paisajes y la arquitectura de las locaciones reales. Así, entre otros rasgos característicos, la audiencia reconocerá en la película los colores típicos de las paredes, las peculiares construcciones en la falda de las colinas que penden sobre el mar, las plazas centrales con sus fuentes y comercios circundantes, y las callecitas tan estrechas y rocosas que solo permiten el tránsito peatonal. Sin duda, hay mucho de Cinque Terre en Portorosso… y hay mucho de Portorosso en Cinque Terre.

UN GELATO ES UN GELATO

Otro de los fuertes paralelismos entre la película y la realidad se evidencia en la comida, un elemento con gran presencia en la historia que a su vez es central en la cultura italiana. En este sentido, Casarosa cuenta que la gastronomía se convirtió en un componente clave del viaje de investigación: “En estos pueblos costeros, siempre hay una trattoria, una gelateria, un bar maravilloso en donde se puede tomar café. Fue muy interesante poder darle esa especificidad y esa onda de Liguria al trasfondo de nuestra película”.

En su recorrido, el equipo saboreó especialidades de mar típicas de la zona, pastelería tradicional, y mucha pasta, por supuesto. Entre cremosos gelatos y tentadores platos de spaghetti al pesto, LUCA es un auténtico homenaje a las exquisiteces típicas del país. El equipo, además, investigó especialmente la cultura de pesca y los platos de pescado de la zona para dar forma al personaje de Massimo, un pescador imponente que es el padre de Giulia, una chica que pasa sus veranos en Portorosso e inmediatamente se une a Luca y Alberto en sus andanzas por el pueblo.

EL ALMA DEL PUEBLO

¿Qué sería de un pueblo sin su gente? Sin duda, el espíritu de los habitantes de Cinque Terre está presente en los personajes de LUCA. Esos pueblitos tienen a los sospechosos de siempre: está el poeta, los pescadores y los chismosos”, relata Casarosa, con humor, al tiempo que Strijleva agrega: “La gente de estos pueblos es única, resistente. Algunas de las regiones fueron tan remotas e inaccesibles durante tantos siglos que los habitantes de estos pueblos tienen una fortaleza y una resiliencia que todavía se puede ver en la actualidad. Son un poco más reservados de lo que algunos piensan. La atemporalidad de este lugar y de esta gente es realmente palpable”.

En su investigación, los realizadores tomaron nota de los carismáticos lugareños y sus costumbres para embeber de “color local” a la trama. Así, incluyeron en Portorosso a personajes irresistibles que suman gran encanto y autenticidad a la historia, al tiempo que incorporaron algunos de sus hábitos característicos, como los desplazamientos por el pueblo a bordo de las típicas motonetas italianas Vespa. ¿Otro dato? Todas las voces infantiles de fondo que se escuchan en la película fueron grabadas por niños de la zona.

LUCA se encuentra disponible exclusivamente en Disney+

   
Artículo Anterior

FERAL: LA SUBLIME BESTIA DEL CINE MEXICANO

Artículo Siguiente

JOSÉ EMILIO PACHECO: escritor en toda la extensión de la palabra

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *