0
Shares
Pinterest Google+

El séptimo álbum de Taylor Swift ha sido lanzado y con ello el furor de una nueva era para los fans es inminente después de lo que significó Reputation, su última producción lanzada en 2017.

Han pasado 13 años desde el mundo escuchó por primera vez el nombre de Taylor Swift, sin ni siquiera vislumbrar el exitoso futuro que hoy posee. Este año pinta para ser de los más importantes de su carrera, la razón: ha firmado un nuevo contrato con Republic Records que le dio el control absoluto de sus canciones, beneficio que no poseía con sus discos anteriores.

Lover es el nombre que la elegido para presentar su último trabajo discográfico, el cual acoge 18 canciones escritas por la misma Taylor en colaboración con Jack Antonoff, Joel Little, entre muchos otros. No es la primera vez que Taylor acude a Jack Antonoff, y tal parece que hacen buen dúo en la composición de canciones. 

I forgot that you existed da inicio al disco con ritmos marcados que dan una armonía relajada y muy simple. Más que una pieza fuerte, funciona como canción de introducción donde conecta lo que fue Reputation con su nuevo estado emocional.

Tras el infortunado tropiezo, el disco sigue la línea de narrar su experiencia con el amor desde el más romántico, como es el caso de Lover que mueve las fibras más profundas del corazón en un estado de vulnerabilidad y que bailarías el día de tu boda; hasta el amor fraterno a una madre, como es el caso de Soon you’ll get better donde el temor de perder a alguien que amas hace que refuerces los lazos que te unen y esperas lo mejor para esa persona.

La producción casi en un setenta por ciento junto a Jack Antonoff da como resultado un juego de tambores con un beat alto, las guitarras eléctricas y los sintetizadores son instrumentos que se escuchan con frecuencia, pero presentados en formas que le dan la vuelta a todo lo que habían hecho juntos; excepto, tal vez, Cruel summer que se parece bastante a Gateway car de Reputation, ambas canciones tienen una fuerza musical importante que junto con las letras de Swift las hacen favoritas de muchos.

Taylor es conocida por escribir de sus experiencias amorosas y esta vez no pudo ser la excepción. Lover, Paper rings, London boy, Cornelia Street, Daylight y (puede que algunas otras) parecen tener la misma inspiración en común, y son prueba (una vez más) del potencial como compositora que posee, pues no necesariamente las buenas letras surgen de un corazón roto. Quien conozca los primeros trabajos de T.S encontrará lo que estuvo esperando y no llegó con 1989, pero ahora con una madurez innegable. 

False god, It’s nice to have a friend y Afterglow llaman la atención por su composición musical nunca vista en una canción de ella; la primera usa el saxofón, vaya sorpresa, ya que posee una nostalgia de balada ochentera bien producida; y la segunda debido a las melodías que te transportan a un ambiente de playa, pero que no rompe en sonidos; la última destaca por altos y bajos musicales en perfecta armonía que parecieran sacados verdaderamente de los últimos destellos del crepúsculo.

Por otro lado y casi rumbo al final del disco tenemos a los éxitos sencillos Me! y You need to calm down, que suenan como diferentes entre sí pero que entienden el rumbo del concepto Lover. Cabe mencionarlas como pistas importantes del pop actual. 

Si nos apegamos a cuestiones espirituales y filosóficas el número siete representa la búsqueda de perfeccionamiento intelectual y espiritual, para Taylor Swift representa un éxito seguro, tanto para fans como en ventas y posiblemente la veremos en nominaciones a Grammys y toda la temporada de premios.

El disco conjunta varios aspectos como la composición lírica, que muchos ya extrañaban, y aunque sigue inmersa en el pop hace la diferencia con letras que transmiten, ritmos con una propuesta diferente (aunque no del todo innovadora) y melodías que se quedan en la cabeza por bastante tiempo. Taylor se consolida como compositora con un disco que llega para quedarse dentro del mundo de la música como uno de los favoritos.

Lo mejor:

Cruel summer, Lover, The man, I think he knows, Paper rings, Cornelia street, Soon you´ll get better, You need to calm down, False god, Afterglow y Daylight.

   
Artículo Anterior

Paola Gómez, Alan Estrada y Chumel Torres: Agotados

Artículo Siguiente

De Estas Prisiones

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *