0
Shares
Pinterest Google+

Hablar del filme Los olvidados (1950) del director español Luis Buñuel, es toparse  con una de las películas más importantes en la historia del cine mexicano. En ella se retrata al sector más vulnerable de la sociedad, ese que parece mejor idea ignorar, antes que aceptar la fragmentación social y desigualdad que imperan en nuestro país; es retratar la pobreza y la falta de oportunidades a través de la visión de los más afectados, los niños.

Con todo lo que ya sabemos del filme, pensar en llevar esta premisa al teatro puede sonar un reto enorme, pero gracias al trabajo de las compañías Ráfaga Teatro, TESC, La Troupe Ferrocarril y Cococó Teatro; es posible. Las dramaturgas y directoras de este proyecto Quy Lan Lachino y Asur Zágada, presentaron una reinterpretación de esta película, a través del teatro de máscaras, donde  utilizan un nivel de dificultad mayor al presentar  un trabajo escénico en el cual la palabra no existe y el silencio es el que cuenta la historia.

Foto: Ofelia Correa

Los olvidados es un proyecto dirigido a audiencias jóvenes con la intención de generar conciencia social. Es una obra que busca crear un lenguaje universal a través de la música, el movimiento corporal y el silencio; para abrirse espacio entre el público joven y establecer un vínculo a través de las sensaciones.

La dinámica de la obra es interesante ya que no existen diálogos hablados, toda la historia se narra a través del lenguaje corporal de los actores en escena, encabezados por Quy Lan Lachino, Carlos López Tavera, María M. Shelley, Rosaura Pérez Sanz, Abigail Pulido y Asur Zágada. A su vez,  utilizan una serie de recursos sonoros creados por Félix Bailón para hilar sus movimientos y complementar la historia, presentando así, un ensamble sonoro que resulta una radiografía auditiva de nuestro país.

Foto: Ofelia Correa

Otro aspecto a resaltar es la utilización de máscaras, un recurso que le da un toque único. Las caretas, que cabe destacar fueron creadas por el elenco, resultan un verdadero impacto dentro del montaje, ya que al ser imágenes burdas y carecer de expresiones, logran  generar una sensación de incomodidad que va de la mano con la historia.

Para este proyecto la escenografía que se utiliza es sencilla,  dos tarimas con láminas que se mueven en el escenario, dando la sensación de ser transiciones entre una escena y otra, lo que da un claro guiño al lenguaje cinematográfico.  

Foto: Ofelia Correa

Posterior a la presentación de la obra, el elenco habló sobre el proceso creativo de este proyecto y la intención con la que fue generado. La actriz Rosaura Pérez Sanz, externó que elegir la película Los olvidados como tema de este proyecto resulta de la necesidad de habla de un tema que es universal, “los olvidados están en todas las sociedades y es algo a lo que hay que dar voz porque es un tema que nunca se acaba, necesitamos darles visibilidad para generar  solidaridad y empatía”.  

La directora y actriz Quy Lan Lachino, tomó la palabra y respecto a la utilización de las máscaras dijo que fue con la idea de expresarse a través de ellas, “cada una de las máscaras tiene ciertas particularidades que se tienen que revelar a través del cuerpo y del silencio,  nosotros buscamos en nuestro entrenamiento encontrar un lenguaje en el que estas máscaras hablaran y digan lo que tienen que decir,  porque no están mudas”.

Foto: Ofelia Correa

El elenco coincidió en que dirigir este proyecto al público joven es con la intención de abrir conciencia entre los niños y lograr que entiendan,  que no es una cuestión de ser buenos o malos, más bien es una de falta de oportunidades que la desigualdad genera en la sociedad. Respecto a esto, la actriz María M. Shelley, comentó, “los niños y los jóvenes tienen derecho de acercarse a historias que no  siempre resultan suaves, para poder entenderse a sí mismos”.

Por su parte Asur Zágada, actriz ganadora del Ariel en 2010 por su participación en la película Backyard el traspatio, y quien es una de las piezas claves en este proyecto teatral, se mostró emocionada por el resultado de la obra en la que junto con todo el equipo lleva trabajando seis años y con la cual se reinventan día a día.

Los olvidados resulta una experiencia teatral diferente y novedosa,  se apuesta por un ejercicio corporal y auditivo complejo, el cual es llevado de una manera magistral logrando atrapar al público a través de los sentidos; para darle vigencia una historia que si bien se escribió hace casi 70 años, por desgracia hoy en día sigue estando vigente.

Foto: Ofelia Correa

La obra se presentará por una corta temporada del 12 de octubre al 10 de noviembre en el Teatro Sergio Magaña. Sin duda es una propuesta que aunque va dirigida al público joven todos deberíamos ver, es un espectáculo de calidad que se disfruta.

  • Teatro Sergio Magaña
  • Drama
  • Sábados y domingos del 12 de octubre al 10 de noviembre, 13:00 horas.
  • Dramaturgia: Quy Lan Lachino y Asur Zágada
  • Dirección: Quy Lan Lachino y Asur Zágada
  • Música: Félix Bailón
  • Elenco: Quy Lan Lachino, Carlos López Tavera, María M. Shelley, Rosaura Pérez Sanz, Abigail Pulido y Asur Zágada.
   
Artículo Anterior

50 Años, El viaje continúa; un tributo al metro

Artículo Siguiente

EL ELENCO DE TERMINATOR: DESTINO OCULTO, EN MÉXICO

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *