0
Shares
Pinterest Google+

“Ambliopía”, “Papiroflexia”, “Telegrama”, “Equívoco”, “Capicúa”, “Onomatopeya” y “Ambigrama”, son los siete ensayos que conforman la obra Mudanza de Verónica Gerber Bicecci. Cada uno de los textos explora los cambios en todas sus variedades; se puede leer y entender desde el título, pasando por un ojo perezoso que delega toda la responsabilidad a su compañero, hasta la idea donde la literatura se aleja de su esencia para concentrarse en otras propuestas.

La autora destinó dos de los ensayos como textos autobiográficos, donde narra fragmentos de su infancia y juventud; en los cinco restantes se centra en la obra y personalidad de artistas del siglo XX como Vito Acconci, Ulises Carrión, Sophie Calle, Marcel Broodthaers y Öyvind Fahlström; cada uno de estos artistas tienen algo en común, los cinco abandonaron la literatura para dedicarse las arte conceptual.

En una entrevista Verónica Gerber menciona que:

Mudanza, invita a ver más allá de símbolos y significados que pueden leerse a simple vista, podría decir que una de las ideas es que la palabra es sólida cuando se escribe sobre una hoja de papel: la tinta cristaliza sus formas, el enunciado sus límites y la puntuación sus intervalos, por el contrario; la conversación, es líquida: el diálogo es un manantial que se alimenta de sonido, fluye en tiempo y espacio, ida y vuelta, desde quien habla hasta el que escucha.

El libro es una agrupación de pensamientos que entrelazan el lenguaje y la estética. Mudanza en sí mismo es una pieza de arte, formado a través de una serie de ensayos, que ofrecen una extraordinaria mezcla de literatura y movimientos. Cada texto expone a la escritura como un ejercicio acontece en las palabras y la reflexión; los escritos reunidos en la obra sirven transforman la relación entre escritura e imagen.

Imagen cortesía Editorial Almedía
  • Mudanza
  • Autora: Verónica Gerber Bicecci
  • Editorial: Almadía
  • Págs: 112
  • Año: 2017
  • Ciudad de México
   
Artículo Anterior

Dos lados del cielo

Artículo Siguiente

El maestro Kurosawa

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *