0
Shares
Pinterest Google+

Estamos a un par de días de que concluya la edición número 17 del Festival Internacional de Cine de Morelia. Este festival se dedica a apoyar a los cineastas mexicanos, cultivar nuevos públicos y a difundir la cultura cinematográfica de México. Es una plataforma que tiene como objetivo transformar el cine nacional, fijar reflectores en los nuevos talentos mexicanos cuyas obras obras puedes trascender a otros lugares del mundo y así crear diálogo artístico a nivel internacional. 

El FICM cuenta con cuatro secciones oficiales de competencia, Sección Michoacana, Cortometraje Mexicano, Documental Mexicano y Largometraje Mexicano, ésta última es la más sobresaliente del festival. Este año son nueve las películas en competencia, y aquí te dejamos lo que debes saber de cada una, ¡no te las puedes perder!

Mano de obra: ópera prima de David Zonana, director, escritor y productor mexicano. Seleccionada durante su etapa de desarrollo por el BoliviaLab y Morelia Sundance Lab; se llevó el premio Work in Progress del Festival Internacional de Cine de los Cabos. Mano de obra sigue a Francisco y un grupo de albañiles construyendo una lujosa casa en la Ciudad de México. Durante el proyecto hay una muerte y el dueño de la casa no quiere responder legalmente. Los albañiles buscarán justicia no solamente por la nula compensación recibida por parte del propietario de la casa, sino también por una vida llena de carencias, contrastes y opresión. 

FICM

Sanctorum: en un pequeño pueblo acosado por la guerra entre el ejército y el narcotráfico, un niño lanza al bosque para suplicarles a los dioses de la naturaleza que regrese su mamá desaparecida. Joshua Gil es el director y guionista de este proyecto con el cual quiere darle un plano visual al tema de la desaparición de personas, además de retratar cómo la pureza de un niño y la de un santuario natural son violentadas. 

FICM

Muerte al Verano: Sebastián Padilla-Padilla debuta como director y realizador con este largometraje que habla sobre la pérdida de los sueños y la inocencia; historia contada desde la óptica de un adolescente muestra cómo la emoción del primer amor o los nervios del primer concierto pueden tener un gran peso en la vida de los protagonistas.

FICM

Ya no estoy aquí: después de 17 años viviendo en las montañas de Monterrey, Ulises, líder de una pandilla que se hace llamar “LOS TERKOS”, se ve forzado a migrar a Jackson Heights, Queens en Nueva York, donde intenta adaptarse sin sacrificar su identidad. El director es Fernando Frías de la Parra, ha trabajado como director, director de fotografía y editor. Su primer largometraje ficción es Rezeta, con él ganó varios premios, incluido Mejor Película Narrativa en el Festival de Cine Slamdance 2014.

FICM

Territorio: plantea dos temas relacionados con la masculinidad: la paternidad y el poder. En una época como la nuestra es imprescindible redefinir al género, esta película exhibe los vicios e inseguridades del hombre hasta vulnerarlo y confrontarlo con su oscuridad. Largometraje dirigido por Andrés Clariond Rangel; estrenó Hilda (2014), opera prima que recibió premio en el Festival Internacional de Cine de Morelia (Mejor Actriz) y el Ariel (mejor Coactuación Femenina).

FICM

Esto no es Berlin: dirigida por Hari Sama, tuvo su estreno a principios de año en el Festival de Sundance; también participó en Impulso Morelia 4 donde obtuvo el Premio Cinépolis Distribución con el cual garantizó su distribución nacional y se posiciona como una de las favoritas para obtener el Premio a Mejor Largometraje. Con las actuaciones de Marina de Tavira, la cinta aborda la necesidad de aceptación, los límites entre el querer y deber hacer; la fragmentación de la familia y los individuos; y compara la cultura de los jóvenes mexicanos con otras grandes ciudades como Berlin o Nueva York.   

FICM

La Paloma y el Lobo: condecorada en el Festival de Cine de Locarno, Suiza, la ópera prima de Carlos Lenin explora el mundo de violencia y narcotráfico mediante el microuniverso, a través de una pareja que verá perdidas sus esperanzas por una mejor vida. La película destaca por exponen con crudeza el dolor de sus protagonistas, pues sin imágenes explícitas, deja que el espectador sea quien reconstruya con su imaginación esos huecos visuales. 

FICM

El paraíso de la serpiente: cinta en blanco y negro acreedora de los premios Impulso Morelia y Premio Churubusco. Su director Bernardo Arellano ha participado anteriormente, con Zoogocho y El comienzo del tiempo, en el festival. La película pone sobre la mesa el tema de la fe a través de un personaje que cobrará el papel de profeta por lo cual la iglesia tratará de alejarlo del pueblo. 

FICM

Polvo: el debut de José María Yazpik como director en una cinta que retrata al narcotráfico. Polvo está inspirada en una anécdota y situada en el pueblo del también protagonista, por lo que cuenta con una visión cercana que dota de cierto protagonismo a San Ignacio, lugar que tiene que ser salvado por El Chato; en su misión de recuperar un cargamento de cocaína, se enfrentará a su pasado y su familia.

FICM
   
Artículo Anterior

Entrevista con Mikael Lacko

Artículo Siguiente

El paquete llega a México

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *