0
Shares
Pinterest Google+

Por: José Domínguez

La casa de papel tendrá una adaptación coreana, pero Las Reinas Chulas junto a Conchi León nos han traído la versión que necesitamos. Un grupo de mujeres con nombres de barrios mexicanos ─para darle más caché─ van a llevar a cabo el asalto más importante que jamás se haya realizado en nuestro país.

No hay cosa más bella que la diversidad cultural de México y sin importar si es Pénjamo, Chikindzonot, Tepito o Jalostotitlán, todas las mujeres han sido violentadas de diferentes formas y eso es algo que tiene que cambiar. «La nueva normalidad será feminista o no será» es la premisa de este espectáculo de Cabarezoom ─concepto creado por las habitantes del Teatro Bar El Vicio─.

A lo largo de una hora cuentan el plan maestro para, de una vez por todas, acabar con el patriarcado a la par que van contando sus vivencias, sus heridas y las injusticias que han pasado. El formato es especial en el nuevo teatro virtual pues ─un poco al estilo de Forcados; aquella obra donde la dramaturgia de Jimena Eme Vázquez y David Gaitán encantaban dividiendo a los espectadores hacia historias distintas─ el público será direccionado aleatoriamente a una reunión de Zoom donde alguna de las monarcas los hará partícipes de estas divertidas anécdotas. 

En esta primera función nos tocó escuchar el monólogo de Chikindzonot ─ interpretado por Conchi León─ quien nos comparte su receta para preparar la Cochinita Pibil: un platillo marinado en una salsa agridulce de experiencias de acoso y de una voz que aprendió a callar por el miedo a acarrear más problemas. Una historia donde hasta el color del papel de baño tendrá un significado importante para combatir aquello que nos lastima. «Y mientras la enfermera nos curó, nos sacó las astillas de la misoginia que traíamos bien clavadas», es una frase que muestra el poder de esta dramaturgia. 

Sororidad es una de las palabras más bellas y estas reinas—con su tan experimentado sentido del humor—muestran cómo la vida mejora cuando hay unión entre mujeres; cuando se alza la voz para exigir los derechos; sin importar preferencias, acentos, profesiones o estilos de vida. Buscan un antídoto que quite la venda de los ojos a las oprimidas y finalmente hacerles ver que «a ninguna mujer se le ha hecho justicia nunca». 

Además de que existe la oportunidad de observar un monólogo distinto en cada ocasión La casa de papel…de baño es recomendable no solo por hablar de temas que son relevantes sino por hablar también de la equidad en todas sus formas y ámbitos y por el talento que estas actrices muestran a través de su interpretación: una vis cómica para contar las verdades más funestas de la sociedad y encontrar la manera de hacernos reír.

¡Quédate al pendiente de las redes sociales Bogart Magazine para saber acerca de las siguientes funciones!

   
Artículo Anterior

EL VIAJE DE LÁZARO, UNA BANDA QUE EMERGE CON LA LUNA

Artículo Siguiente

Beautiful Julia: A través de la pantalla

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *