0
Shares
Pinterest Google+

Por: Luis Santiago

Si hay algo que no te sirves en el plato, no importa qué tan exóticos sean tus gustos, es la bestialidad”, grita Stevie mientras su cuerpo es incapaz de encontrar desahogo en el llanto. No llora porque no puede. Porque aquello que debe enfrentar es más que una verdad incómoda; es el fin de la cotidianeidad. Son más de dos décadas vueltas pedazos y es una familia en ebullición. Es la guerra y también la mezcla entre lo humano y lo animal.

La cabra, ¿o quién es Sylvia? cuenta la historia de un hombre singular con amores excéntricos. Martin ─quien vive a través de la lograda actuación de Odiseo Bichir─ es un arquitecto quincuagenario en el cenit de su vida profesional y pública cuyo ambiente de tolerancia y aparente tranquilidad se cimbra cuando le confiesa a su mejor amigo Ross una aventura de aquellas que son demasiado perturbadoras para siquiera escucharse: lleva seis meses manteniendo relaciones sexuales con una cabra a quien llama Sylvia y, además, está enamorado de ella.

Foto de Marco A. Basurto

A pesar de lo controversial que puede parecer la trama, es justamente la dramaturgia del fallecido escritor estadounidense Edward Albee, acreedor del premio Pulitzer de teatro, el ingrediente más sólido de este montaje dirigido por Bruno Bichir. Albee, quien destacándose por ser un astuto crítico de los valores norteamericanos de la sociedad moderna, tejió un libreto que matiza las profundidades del pensamiento humano con diálogos que resuenan. La unión equilibrada entre lo absurdo, la gravedad y lo terrenal.

La relación de Martin y Sylvia puede ser una metáfora o no, pero lo que sí resulta verídico es la presencia diaria de cuestiones y proclividades que rebasan el límite de nuestra permisividad y, en múltiples ocasiones, superan nuestra capacidad de comprensión. Martin piensa que existe un sentimiento consensuado entre él y un animal, pero se rehúsa a aceptar la homosexualidad de su hijo adolescente Guille. ¿Incoherente o simplemente humano?

Foto de Marco A. Basurto

Algunos elementos dentro de esta puesta; sobre todo en la actuación, la iluminación y el cambio de escenas se sienten forzados, sin embargo, siempre cabe la posibilidad de que, una vez que se inicie la temporada regular, se cristalicen y capturen el ritmo y complejidad que un texto de este genio virginiano merece.

Como parte del elenco podemos encontrar a Yolanda Ventura en el papel de Stevie, la esposa de Martin; a la joven Michele Abascal en el papel masculino de Guille, hijo del matrimonio y, personificando al periodista Ross; Víctor Weinstock quien, por cierto, realizó un loable trabajo en la traducción al español del texto de Albee. La cabra o ¿quién es Sylvia? contará con una temporada de viernes a domingo en el Teatro Rafael Solana a partir del 1 de marzo del 2019.

Foto de Marco A. Basurto
  • Teatro Rafael Solana
  • Drama
  • Del 1 de marzo al 28 de abril de 2019.
  • Dramaturgia: Edward Albee.
  • Dirección: Bruno Bichir
  • Elenco: Odiseo Bichir, Yolanda Ventura, Víctor Weinstock, Michel Abascal.
   
Artículo Anterior

5 discos que se estrenarán en marzo

Artículo Siguiente

Muere Keith Flint, Vocalista de The Prodigy

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *