1
Shares
Pinterest Google+

Si hay algo de lo que Flor Acevedo debe sentirse orgullosa es de su preparación profesional como bailarina, actriz y cantante, pues la disciplina en estas áreas la han llevado desde sus clases en su natal Guadalajara hasta formar parte de la compañía de Ghost: La sombra del amor. El musical en la Ciudad de México.

Después de 8 meses de incertidumbre, tristeza e inactividad teatral Flor se llegó a preguntar lo que haría, si era permanente o hasta cuándo volvería al escenario. La respuesta a todo llegó a modo de bendición con un largo proceso de audición totalmente hecho vía internet. Ghost: La sombra del amor. El musical representa un bálsamo de esperanza y luz en la carrera de Flor.

“El ánimo desde que empezaron los ensayos está al máximo, dándolo todo, cuidándonos demasiado porque nos sentimos privilegiados”.

Originaria de Guadalajara Jalisco, desde muy pequeña su vida giró en torno a la danza. Su amor por ella fue creciendo a escalas que nadie imaginó, ya que a pesar de que en su familia nadie se dedicaba a las artes su madre fue la que la metió a clases bajo el sistema Royal Academy of Dance. Sus altas calificaciones le valieron para hacer dos años por nivel, terminando los grados de ballet a temprana edad. “Me gustaba y empezó a meterme a mi la inquietud en el Tap, Jazz y quería todos los estilos que pudiera aprender” afirma.

Al momento de elegir carrera todo mundo pensaba que estudiaría la licenciatura en danza, pero decidió mudarse a la Ciudad de México para estudiar la Licenciatura en Teatro y Actuación en la Universidad Anáhuac. Esto bastó para que empezara a descubrir el mundo de la actuación y el canto. Sin descuidar la danza se preparaba en clases de canto con la maestra Eva Padrón y en talleres de Artestudio.

Para ella ser disciplinada es un estilo de vida regida por el ballet, sin embargo, encontrar la seguridad en sí misma fue difícil al momento de cantar “ha sido un proceso interesante porque las bailarinas no tienden a hablar mucho. Al principio se me cerraba la garganta, y ha sido la disciplina en la que más me he esforzado y me ha dado frutos”.

En su profesión, la única medicina para no tener miedo es precisamente la seguridad en lo que haces y no se construye de la noche a la mañana, debes prepararte todo el tiempo. “Ya no tengo miedo si me llega por sorpresa una audición porque tomo mis clases toda la semana, para cuando llega el momento la seguridad se apodera de mi”.

“El estilo de vida de los artistas es únicamente para servirle a su disciplina”.

Al preguntarle sobre la disciplina que considera más especial la respuesta es contundente: la danza. Para Flor la danza es libertad plena, es estar en el presente que la acompaña en los momentos más tristes y felices, siempre esperándola.

La motivación nace en lo que puede llegar a ser capaz día a día enfocada, por lo que es otro pilar importante en su carrera. “Es impresionante como uno se pone o no límites”.

Toda esta preparación sobre el escenario del Teatro San Rafael pondrá a prueba todos sus años de preparación en cada una de sus disciplinas (actuación, canto y danza). En este musical que pretende ser una pequeña luz en el mundo teatral, Flor Acevedo es capitana de danza (en la que su deber es mantener limpias las coreografías tal y como las dejó el coreógrafo durante toda la temporada), swing y cover (interpretar pequeños personajes dentro de la historia a manera de auxilio). 

La navidad y año nuevo están a la vuelta de la esquina para despedir el 2020 por lo que los sueños y buenos deseos no se hacen esperar. Para Flor evolucionar no solo como bailarina, sino como actriz es llegar un día a tener personajes y explotar las tres áreas al 100%. Por supuesto también llegar a ser coreógrafa de un musical en México.

“Todos los años mi familia y yo celebramos la navidad, es una fecha importante y esta vez será diferente. Agradeceré más que nunca el privilegio de la salud, el privilegio de tener a mi familia, a mis amigos cerca y por supuesto la bendición de tener trabajo. Fue un año complicado y ahora más que nunca lo vamos a cuidar y proteger”. 

Por lo pronto el trabajo de Flor Acevedo se podrá apreciar desde el 16 de diciembre en el Teatro San Rafael dónde no solo serán coreografías por coreografías, sino que contarán historias que se entrelazan con la canción y el diálogo, sin cortes entre el número musical y la escena. 

Puedes adquirir tus boletos aquí.

https://www.ticketmaster.com.mx/ghost-boletos/artist/794902

   
Artículo Anterior

CUANDO CALIENTA EL SOL

Artículo Siguiente

Pasión y autenticidad: Gabriela Fernández

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *