0
Shares
Pinterest Google+

Al tener el medio artístico en la sangre, Fernando Bonilla no puede dejar de moverse, aún en el encierro de la cuarentena. Como buen dramaturgo, ha aprovechado la situación para crear personajes en redes sociales, terminar textos que tenía en el tintero y para seguir estrenando proyectos. Dos de estos proyectos, son Edificio San Miguel e Historia de un crimen: La búsqueda

En su intento por seguir impulsando la escena, Bonilla se ha unido al elenco de Edificio San Miguel, una producción del Foro Shakespeare con texto de Gabriela Guraieb, la cual cuenta la historia de una junta vecinal llena de peripecias. Aunque pensada originalmente como una puesta en escena, la obra ha encontrado una nueva vida a través de Zoom, donde los espectadores participantes en la llamada serán parte de la historia. Esta peculiar historia comenzará funciones el 6 de junio, y cualquier interesado puede encontrar más información en las redes sociales del Foro. 

Foto: David Beta

El segundo proyecto se trata de algo bastante diferente, Historia de un crimen: La Búsqueda, la próxima gran producción mexicana de Netflix. Historia de un crimen es una serie antológica que estrenó en 2018 con el asesinato de Luis Donaldo Colosio, en su segunda temporada contó el caso del colombiano Luis Andrés Colmenares Escobar. Este año, la serie regresa con La Búsqueda, y contará la misteriosa desaparición de una niña en un barrio lujoso de la CDMX, la cual desentraña secretos familiares y revela cómo funciona el poder entre los más privilegiados. 

La serie fue anunciada de manera sorpresiva y todo respecto a ella se ha manejado de manera hermética, ya que ni siquiera un trailer o un póster acompañó al anuncio. Pero tal parece que desde su producción se procuró este secretismo, pues el actor comenta que su contrato pedía la mayor discreción, tal vez al tratarse de un tema delicado, sin mencionar que ninguno ha visto el producto terminado. Tendrán que verlo desde casa al mismo tiempo que el resto del mundo.

Después de revelar esta premisa, los mexicanos intuyeron inmediatamente que se trata del escandaloso y mediático caso de la pequeña Paulette Gebara Farah, quien desapareció por 9 días hasta ser encontrada sin vida en su propia casa.  Ante un pasaje tan doloroso en la historia mexicana, Fernando Bonilla reflexiona sobre las negligencias del caso y la importancia de este tipo de producciones en un país como éste. 

Para el actor, director y aficionado a la historia, el objetivo de una producción como ésta, es contribuir a la memoria colectiva, en un país donde se tiende a olvidar rápidamente. Para esto, la serie, lejos de abordar la trama desde el morbo o el amarillismo, intenta cuestionar los malos procedimientos y faltas que mancharon este acontecimiento de la vida nacional, siempre recordando, destacó Bonilla, que son obras de ficción, inspiradas en hecho reales que no pretenden tener el rigor de un trabajo documental o periodístico. 

Si bien siempre es un reto emprender historias que tienen base en acontecimientos reales, el también dramaturgo afirma que tuvo más libertad histriónica gracias a que su papel, el de un policía investigando el caso, no está inspirado directamente en ninguno de los involucrados. Aunque con algunas hipótesis de quiénes podrían haber inspirado su personaje, la falta de certeza le permitió explorar más libremente, incluso dejando espacio para la improvisación.

Foto: David Beta

Al ser actor, director, dramaturgo y fundador de la compañía teatral Puño de Tierra, Bonilla se considera un animal teatral, que encuentra su confort en el escenario más que en cualquier otra plataforma, aún así, disfruta y aprende de cada medio por el diferente desafío que presenta, ya sea desde la silla del director, o acatando instrucciones como ejecutante. 

Historia de un crimen: La búsqueda estrena sus seis capítulos el viernes 12 de junio en más de 190 países de la mano de Netflix, con las actuaciones de Fernando Bonilla, Regina Blandón, Dario Yazbek y Mario Monroy, bajo la supervisión del realizador Santiago Limón.

   
Artículo Anterior

Y EL METRO ES PARA…

Artículo Siguiente

Día internacional del doblaje

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *