0
Shares
Pinterest Google+

Estaba en casa, pero… es una cinta dirigida por la alemana Angela Schanelec, quien nos muestra el proceso del duelo que lleva Astrid después de la muerte de su esposo. Contando las distintas etapas que se viven en el duelo y mostrando los efectos que estos tienen en el cambio de la dinámica familiar, así como las consecuencias que se generan al no hablar del tema y vivir con un elefante en la sala.    

Phillip —Interpretado por Jakob Lassalle— regresa a su casa luego de una semana desaparecido su madre —Astrid, llevada a la pantalla por Maren Eggert—lo va a buscar con la velocidad que merece la situación, pero a su alrededor parece estar quieto. La historia se desarrolla a partir de lo que podría ser un final feliz, pero que en realidad desencadena la avalancha de emociones que se habían contenido desde hace dos años.

A través del lente de Schanelec vemos escenas largas sobre sucesos que podrían parecer cotidianos, pero cuyo peso recae en las emociones de la protagonista, quien desarrolla un deseo por volver a comenzar con acciones tan pequeñas como la compra de una bicicleta, que decide devolver a la primer descompostura y se para en una escaleras donde nuevamente la tranquilidad se apodera de la pantalla aunque en el reflejo de los vidrios podemos ver el pasar de los trenes interponiéndose a esa paz que parece tener.

Al mismo tiempo que el personaje principal comienza a aceptar la ausencia de su pareja, para entonces comenzar a replantearse como pudo ser su vida tomando decisiones diferentes vemos la historia del vínculo entre Caludia —A quién le da vida Lilith Stangenberg— y Lars —interpretado por Franz Rogowski— el joven profesor de la escuela de Phillip sueña con tener una familia digna de un retrato, sin embargo, ella no tiene los mismos planes. Llevándolos a un punto en la relación en el que un simple no, puede cambiar la realidad de ambos para siempre. 

El personaje interpretado por Eggert pasa también muestra un lado más intelectual donde podemos verla convivir con personas fuera de su entorno habitual donde comienza una charla en la que tiene puede mostrarse más lucida y dejar ver a la persona que ha estado encerrada durante este proceso y que sale para hablar de lo que le gusta, incluso llegando a mencionar a su esposo sin que esto implique un momento de debilidad  Pero al mismo tiempo tiene una irritabilidad elevada con sus hijos Phillip y Flo —A quien podemos ver representada por Clara Möller— creando una dicotomía entre la buena y la mala. 

Estaba en casa, pero… Es una película que utiliza la premisa como un pretexto para detonar el análisis a profundidad de un personaje cuya historia había sido olvidada, deja también la conversación sobre la importancia de crear una comunicación efectiva con la familia para evolucionar la dinámica familiar. Las escenas transcurren en medio de una crisis, pero la calma reina en el exterior como lo tiene que hacer esta madre de familia para mantener en pie a los suyos. 

Esta cinta se estará presentando como parte del 40 foro internacional de cine de la Cineteca Nacional, no olvides consultar la cartelera en www.cinetecanacional.net para conocer las fechas y horarios en que puedes disfrutar de este proyecto de producción alemana.

   
Artículo Anterior

La muchacha que limpia: ecos del crimen

Artículo Siguiente

Onkel: Rutina desde el apego

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *