0
Shares
Pinterest Google+

POR: ÓSCAR ANDREW FUENTES

Actor y director de casting, Sergio Colmenares, relata su historia. Como buen soñador desde su juventud se interesó en el teatro y la actuación; con Edgar Vivares como vecino se dejó envolver rápidamente en el medio. Sin embargo, comenzó una formación en Medicina en la UNAM, ahí, con la Facultad de Filosofía y Letras cerca, decidió que su vocación estaba lejos de lo que estaba estudiando y entró a la Escuela de Teatro. 

Hoy, a 36 años de que incursionó en la dirección de casting, cuenta cómo  fue trabajar con casas productoras de comerciales “hicimos campañas muy grandes para Coca Cola, Ford y otras marcas. La mayoría para McCann Erickson y Leo Burnett, nos tocaron los famosos años gloriosos de la publicidad hasta 1994 que con la devaluación cambió el negocio”.

Sergio Colmenares recorre la historia de cómo en algún punto tuvo que tomar decisiones sobre seguir actuando o dejar el teatro para dedicarse de lleno a la industria audiovisual pero como director de casting. Así abrió una nueva puerta que también le ha llenado. Su labor, comenta, es uno de los eslabones relevantes para poder entender, crear y filtrar las necesidades de un proyecto en específico.

Más adelante pudo formar SOS Casting, recuerda que el nombre surgió después de recibir un “bomberazo” un trabajo que le pidieron de emergencia puesto que no habían logrado quien hiciera una buena labor de casting para una producción. Desde entonces no ha tenido miedo de trabajar bajo presión y narra cómo una vez tuvo que conseguir un ‘Cantinflas’ en menos de 24 horas. 

En su experiencia, tiene un par de consejos para los nuevos talentos “no hay que desesperarse, “La gente necesita tener la actitud de perseverancia. Saber que cuando se tiene una formación se está preparado para cualquier género y se tienen las bases para un proyecto. Aunque el texto sea de algunos segundos tener el matiz para convencer viene de la mano de la preparación”. 

Sergio Colmenares muestra su profesionalismo no sólo al compartir su experiencia, también con la pasión y el énfasis que hace al hablar de la preparación, de dedicarle el tiempo necesario a trabajar para estar listo para el trabajo que se requiere. Se trata de vocación “te lo tienes que creer y estar a gusto. Si llegas a un trabajo de mal humor si no estás feliz con lo que haces, no vas a destacar; vas a ser alguien frustrado”.

Finalmente, hizo una comparación con respecto a los influencers vs los actores. Explicó que para él el número de seguidores nada tiene que ver lo actoral, el talento e incluso la calidad de los contenidos. “A veces solo es exhibirse por exhibirse… Yo sigo buscando talento y preparación”. 

   
Artículo Anterior

Lo mejor del teatro que no es teatro, pero que a lo mejor sí es

Artículo Siguiente

AGOTADOS REGRESA, AHORA EN TEATRIX

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *