0
Shares
Pinterest Google+

Todas la historias parten del amor, en algunas ocasiones sale de los estándares o del consenso que nuestra sociedad a establecido sobre él, pero el arte y la vida misma siempre ha encontrado un motor en este sentimiento. Entonces, ¿sabemos definirlo?, ¿vale la pena hacerlo? ¿Si fueras guionista de un programa hablarías de él, sobre él o a pesar de él?

Las mismas incógnitas las pone sobre la mesa Eduardo Pavez Goye en Enamorarse de un incendio, obra que produce Foro Shakespeare & Cia y que acaba de estrenar nueva temporada en el Teatro Rafael Solana, donde estará hasta el 28 de agosto.

Foto de Itzel Noguez

La puesta en escena plantea las infinitas posibilidades del amor, sus bemoles e incluso sus consecuencias. La experiencia y trayectoria del elenco dota de gran fuerza al texto. Desde Luis Miguel Lombana y Verónica Merchant hasta Itari Marta y Hamlet Ramírez, todos ponen al servicio de la obra fuerzas opuestas pero complementarias.

Represión, inconformidad, ingenuidad y un toque de desenfado son las características de los cuatro personajes centrales, guionistas que han sido contratados para desarrollar un proyecto de teleserie. A partir de la compleja tarea que enfrentan los protagonistas, viajaremos por historias alternas inspiradas, claro, en el amor.

Foto de Itzel Noguez

A diferencia del teatro convencional, Enamorarse de un incendio, hace una interesante confrontación entre el teatro y lo televisivo que raya en lo cinematográfico. Sobre el escenario, una pantalla y frente a los actores dos camarógrafos. En tiempo real, vemos dos versiones de una misma trama: una en un escenario en 180 grados, como estamos acostumbrados; la otra con un lenguaje audiovisual que subraya detalles, hace zoom, cambia de ángulos y donde los detalles cobran significados no sólo como conjunto, también de forma aislada.

Durante el desarrollo los diálogos se tiñen de crítica, especialmente a una industria que sugiere una deshumanización de sus creadores; que exige una producción masiva en corto tiempo; donde todo es cliché, incluso querer romper esos esquemas, resulta, paradójicamente, ser cliché. Al mismo tiempo, se crea un diálogo entre dos medios aparentemente opuestos para darnos cuenta que al final el arte puede encontrar puntos de convergencia.

Foto de Itzel Noguez

La astucia para entrelazar historias es otro fuerte de Enamorarse de un incendio. Sin embargo, para el tercer acto, todo parece un tanto precipitado, las sutilezas se desvanecen e diálogos que parecen fuego, uno que bien puede ser fuerza y pasión pero también devasta, asfixia, acorrala. En las butacas algunos reciben una lección mientras que para otros parece obviedad. Vaya, la resolución es el lado flaco, pero sus fortalezas terminan por convencernos.

Enamorarse de un incendio es un ejercicio bastante interesante que vale la pena que hagan. No se la pierdan todos los miércoles a las 8:45.

  • Teatro Rafael Solana
  • Drama
  • Del 1 de mayo al 28 de agosto de 2019.
  • Dramaturgia: Eduardo Pavéz Goye.
  • Dirección: Eduardo Pavéz Goye.
  • Elenco: Luis Miguel Lombana, Hamlet Ramírez, Verónica Merchant e Itari Marta.
   
Artículo Anterior

La Trilogía Amazonas de Chamalú

Artículo Siguiente

AFONÍA: TÚ ¿QUÉ CALLAS?

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *