0
Shares
Pinterest Google+

La directora de Rojo que nos muestra que en México sí se hace cine

¿Cuántas veces hemos escuchado que en México no se hace buen cine? Sin duda, muchas son las opiniones que encaminan esta plática sobre la poca y mala producción de cine mexicano, sin embargo el cine y sus producciones no se reducen a las pocas que llegan a las salas de las grandes comercializadoras. 

En México existen programas para la difusión y creación de cine, uno de ellos es Ambulante Más Allá, proyecto que nos brinda la oportunidad de conocer a una de las directoras de cine documental más especiales de los últimos años. María Candelaria Palma Marcelino, mejor conocida como Cande Palma es una directora de cine documental que nos regala en su cortometraje Rojo una pequeña muestra de la realidad por la que atraviesa nuestro país, una realidad descentralizada, cruda pero con un enfoque muy humano, algo que sin duda la caracteriza. 

En entrevista exclusiva tuvimos la oportunidad de preguntarle sobre su carrera, su opinión sobre algunos aspectos de la vida en México y un poco de su vida personal. La directora originaria de la localidad Cacahuatepec en Acapulco Guerrero, nos platica que formó parte de la quinta generación de Ambulante Más Allá y fue ahí donde conoció una cámara, un equipo de sonido y cómo debe utilizarse, no solo en el sentido técnico sino también en la creación de historias. 

Gracias a este mundo nuevo al que se enfrentaba, tuvo la oportunidad de crear su ópera prima Rojo, un cortometraje documental que nos muestra la historia de Michael, un joven de la región de Acapulco apasionado por las artes circenses y los malabares que se enfrenta día con día al reto de salir a la calle y ganarse el sustento. Para Cande era importante mostrar este tipo de historias, las verdades que existen en nuestro entorno y fue así que comenzó el rodaje de esta película. 

A pesar de enfrentarse a diferentes obstáculos como los cambios climáticos o los horarios de grabación, para Cande la mejor parte  fue rodar, pues tenía que transmitirle a su fotógrafo y sonidista la idea, recibir retroalimentación y concretar con las ideas para poder llevar a cabo el proyecto de la mejor manera. Su papel como directora le dejó ver la importancia de aprender a trabajar en equipo y poder recibir opiniones para crecer en el resultado final. 

Gracias a este trabajo Candelaria tiene la oportunidad de recorrer parte del país con Rojo y además de estar el Festival Internacional de Cine de Morelia y recibir una mención especial, participa por la beca Jenkins Del Toro y gana la oportunidad de estudiar cine, una experiencia que, aunque se ha puesto en pausa estos últimos meses, ya está pensada para poder ser aprovechada. 

Una joven a quien no hay que perderle de vista, pues su sensibilidad y emoción a la hora de crear estas historias han llevado a Cande a formar parte de organizaciones que le permitan abrir su panorama y entregarnos nuevas películas. Así que no le pierdas la pista a Cande Palma y descubre sus sueños y logros. 

   
Artículo Anterior

Gonzalo Molina: Polivalente y ambicioso

Artículo Siguiente

Tato Alexander, una entrevista

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *