0
Shares
Pinterest Google+

Este 27 de abril se inauguró la exposición En el tiempo de la rosa no envejece el jardinero en las instalaciones del Laboratorio Arte Alameda. Este recorrido que reúne videos, esculturas e instalaciones a gran escala , documenta la exploración del universo y la tierra que el artista, Emilio Chapela, durante tres años ha llevado a cabo. Valiéndose de sus conocimientos de ciencia y una inquietud por tomar un registro de aquello que rodea al humano, dándonos una reflexión sobre la relación de los micro y los macro universos.

El curador José Luis Barrios Lara indica que esta exposición “Explora las distintas medidas del tiempo: desde las fuerzas y las potencias del tiempo geológico, pasando por las formalizaciones del tiempo humano y terrestre, hasta los modelos con los que la ciencia contemporánea busca medir el tiempo astronómico.”

‘En la memoria del volcán nunca mueren las estrellas’. Crédito: Registro de Isaac Contreras.

El artista no sólo reúne sus experiencias personales , momentos de contemplación y las contra escalas del mismo universo sino que crea una exposición de obras pensadas para dialogar junto con la estructura del recinto, ejemplo de ello es una de las piezas principales: En la memoria del volcán nunca mueren las estrellas.

Esta gran video proyección grabada originalmente con una cámara HD de 360 grados , nos muestra una secuencia en donde vemos la perspectiva en primera persona que Chapela captó mientras subía el volcán Iztaccihuatl, en este recorrido apreciamos la imponente vista de dicho lugar que es combinada con audio inmersivo que nos da un registro del ritmo cardíaco y la respiración del artista mientras realizaba la laboriosa subida.

La frecuencia sonora es la que dicta la duración de la obra y , como indica su curaduría: “ La pieza más que mostrar la acción de subir una montaña, busca transmitir el esfuerzo del corazón como medida de la relación entre cuerpo y tiempo.” Este video fue uno de los mayores retos de la exposición ya que se trata de la primera proyección a gran escala en la historia del Laboratorio Arte Alameda y resulta una de las piezas medulares del recorrido, aquella que articula toda la lectura de la exposición.

‘Aquí en el polvo, no hay cómo saber la hora’. Crédito: Registro de Isaac Contreras.

Por su parte también vemos que en instalaciones como Usumacinta, el artista cambia de ruta y decide viajar por lo caudaloso y profundo de la misma tierra, mostrando grabaciones del cauce de este río , representando una viaje de acción y turbulencias pero que a su vez implica una reorganización espontánea de las partículas de agua, resultando en una relación de fuerzas opuestas dentro del torrente.

Chapela en sus obras razona sobre los diferentes fenómenos astronómicos, como en su instalación Aquí en el polo, no hay cómo saber la hora, en donde una gran escultura, conformada por  doce arcos que al ser iluminados por luces que representan el paso del día, dando una ilusión de los husos horarios ocurriendo al mismo tiempo.

‘Leche de hera’. Crédito: Registro de Isaac Contreras.

El artista se va también a escalas mayores dentro del cosmos con piezas como Orión y Leche de Hera, que exploran el espacio y las diferentes maneras de representar la materia, las densidades del tiempo y del movimiento, así como comparar las diferentes miradas y formas de explicar el universo mismo.

Luis Barros al hablar de esta exposición plantea:  “La exhibición es una inmersión en los pliegues siempre inaprensibles del tiempo a partir de su traducción a un posible registro estético-poético que invita al visitante imaginar su paso a través de distintas “escalas”: desde las percibidas por el cuerpo humano hasta las experimentadas ante los astros.”

Cabe mencionar que este 18 de mayo esta exposición tendrá visitas guiadas y gratuitas en el marco del  Día Internacional de los Museos. Estos recorridos con una duración promedio de 45 minutos son una gran oportunidad para una reflexión y diálogo más directo que “En el tiempo de la rosa no envejece el jardinero”, ofrece al público.

‘Leche de Hera’. Crédito: Registro de Isaac Contreras.
  • Entrada general:  $35 pesos.
  • Entrada libre a: Personas con discapacidad, usuarios con membresía RAC, estudiantes, maestros e INAPAM con credencial vigente.
  • Entrada libre los domingos.
  • Horarios: martes a domingo 09:00 a 17:00 hrs. (lunes cerrado).
   
Artículo Anterior

Regresa La Jaula de las Locas

Artículo Siguiente

SOBRE CÓMO NO SER UN DESEO ESTÚPIDO

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *