0
Shares
Pinterest Google+

Discriminación. Una palabra que ha tomado auge en los tiempos actuales y se erige como arma de defensa, recriminación o exigencia. Esta palabra define el cáncer que padece una sociedad global que se dice abierta a los cambios, pero que se niega a modificar sus bases arcaicas. Discriminación. Una palabra que se escuchar, se lee, se siente… se padece. Es común que cientos, miles de labios emitan esta palabra sin que conozcan su verdadero significado, sin dimensionar su valor, ni responsabilizarse de su uso. 

La obra En cara de mujer silencia esos labios por unos minutos y monopoliza el discurso de condena a la discriminación al darle voz a las personas que comprenden realmente el significado de esta palabra: mujeres “diferentes”.

Nelly Lacayo presta su piel a siete extraordinarias mujeres que se plantan firmemente en el escenario para contar su historia, que, lejos de caer en el clásico discurso autocompasivo, se enfocan en demostrar la naturaleza de su ser, la intrascendencia de su “discapacidad” y los estragos que la discriminación padecida gracias a una sociedad insensible les ha causado.

Si el tener una discapacidad condena a la persona a ser discriminada, el ser una mujer discapacitada potencia este sentimiento de rechazo por parte de la gente “normal”. Construida con monólogos y apoyada de estadísticas actuales sobre la discriminación en el mundo que sirven como transición entre las protagonistas, esta obra busca concientizar al público acerca de este tema que se coloca como uno de los principales en la agenda pública y exige una solución eficaz.

En cara de mujer evidencia este rechazo que sufren las mujeres discapacitadas a través de historias de vida basadas en la realidad. Así, el público puede conocer a una abogada en silla de ruedas que luchas por un trato igualitario en el sistema judicial; una cantante ciega que le da color a la vida a través de su voz; una mujer con discapacidad intelectual que es explotada sexualmente por su madre; una chef sin un brazo que sazona sus platillos con optimismo; una mujer sorda encarcelada por un sistema penal injusto e inaccesible; una madre soltera con una hija sin extremidades y una fanática de las redes sociales con problemas crónico degenerativos.

Fiel a sus principios fundamentales, la obra utiliza subtítulos y Lengua de Señas Mexicana para hacerla accesible a las personas con discapacidad auditiva. En cara de mujer se presentará, vía streaming, los jueves del 16 de julio al 13 de agosto del 2020. El acceso es gratuito y el público podrá acceder una vez que se registre en la página de internet: www.lamanchaproducciones.com

  • Dirección: Tanya Selmen
  • Actriz: Nelly Lacayo
  • Dramaturgia: Maru Dueñas
  • Productor: Juan Pablo Rivas
   
Artículo Anterior

SARA Y EL SILENCIO

Artículo Siguiente

The Dark Knight

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *