0
Shares
Pinterest Google+

Durante más de un año el teatro en México ha sido testigo de una de las puestas en escena de mayor promoción en la Ciudad. El Rey León, elogiada adaptación de Broadway, se ha ganado el corazón de miles de mexicanos; pero ¿qué es lo que convierte a esta obra en su majestad?

Nadie puede negar los lujos y excentricidades en la producción. Ante una cartelera -bastante amplia por cierto- donde las producciones independientes juegan un papel importante, El Rey León se impone con la inversión que le ha permitido mantenerse al nivel de su homóloga en Broadway.

Desde la creativa escenografía que permite recrear secuencias con la misma complejidad que en la película; vestuarios atinados que permiten a los actores versatilidad en sus movimientos y un elenco internacional que dan vida a todo el ecosistema de la sabana, la obra le regresa al público lo pagado.

Cautivar al espectador con semejante puesta en escena resulta fácil; tanto que las debilidades del guión y la tropicalización con chistes -que nada aportan a la historia-, pasan a segundo término, aunque no desapercibidas. Cuando la obra se vuelve cansada, un acto musical recupera toda la atención.

Es justo en la  debilidad de los puntos climáticos que nos damos cuenta que el león no resulta tan voraz como lo venden. La versión teatral no logra ni la mitad del dramatismo que su original. Otra de las grandes diferencias radica en su protagonista, pues es Flavio Medina quien pone los reflectores sobre Scar.

En la película de Disney, Simba y Mufasa son coronados por el público; el primero con su simpatía, el segundo con su rectitud y sabiduría. Por su parte, Scar como un ser despiadado se ganó el repudio de la audiencia. Ahora, el cruel felino posiciona al personaje como el mejor con su interpretación vigorosa y contundente.

Bajo las máscaras de leones, descubrimos que los príncipes serán reyes y es que no sólo es Flavio Medina quien se lleva los aplausos. Sergio Maya Hernández y Nicole Florencia, los pequeños que interpretan a Nala y Simba durante su infancia, no sólo demuestran su gracia en el escenario, también su disciplina.

El Rey León se ha convertido en un ícono teatral, no lo vamos a negar. Su éxito ha sido tal que ha salido de Broadway para recorrer ciudades de diversos países, desde Alemania, Francia y Suiza, hasta China, Corea, Singapur y Taiwán; sin dejar de lado puntos del continente americano como Brasil, Canadá y México.

Pero también es justo decir, que el éxito de esta puesta en escena se beneficia del presupuesto publicitario. Y aunque muestra de talento hay, deslumbra más su despampanante producción que la dramaturgia por sí misma. Es como la foto de la pizza perfecta que nos hace querer olvidar la dieta hasta que llega a nuestro plato.

reyleon

Foto de: El Rey León México

Sí, a veces el león no es como lo pintan, pero aún así vale la pena conocer su rugido.

  • El Rey León
  • Dirección: Julie Taymor
  • Dramaturgia: Roger Allers e Irene Mecchi
  • Con: Shirley Hlahatse, Flavio Medina, Jorge Lau, Ricardo Zárraga, Fela      Domínguez, Alfonso Borbolla, Sergio Carranza.
  • México
  • En Temporada. Estreno: 2015.
   
Artículo Anterior

Una década de oscuridad

Artículo Siguiente

Avándaro: un recuerdo

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *